Seleccionar página
Automatizando la gestión de alquileres – Kàstor del Olmo
Jordi Beltrán

Subscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna nueva entrevista y recibir aprendizajes exclusivos para subscriptores cada domingo.

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

¡Hola Jordi y a toda la comunidad Fundadores! 

Primero de todo agradecerte que nos deis este espacio para presentar Nester

Soy Kàstor del Olmo, tengo 27 años y soy cofundador y co-CEO de Nester.

Además, también soy abogado (aunque no ejerzo) y soy de Sabadell, una ciudad al lado de Barcelona. 

Cuando no estoy trabajando me puedes encontrar nadando por el mar o montado en una bici de carretera, que son mis dos grandes aficiones y dos deportes de los que he sacado aprendizajes que luego aplico en el día a día de Nester.

Nester es la respuesta a un problema que tuvimos uno de mis socios y yo -Alex- a la hora de irnos a vivir de alquiler. 

Nos dimos cuenta de que el proceso de búsqueda de la vivienda era totalmente digital y que, concretamente, el sector de portales inmobiliarios había evolucionado mucho, pero que tras esa primera búsqueda todo lo que venía después pasaba en canales totalmente offline y de forma muy asíncrona. 

Tanto agencias inmobiliarias y propietarios de viviendas en alquiler como inquilinos se encontraban con un proceso de gestión de la vivienda muy largo y poco digital: creas el contrato uno por uno, lo firmas manuscritamente, esperas la transferencia del depósito, haces los recibos mes a mes, gestionas las incidencias por teléfono, te pasas horas hablando con los operadores de suministradoras y así un largo etcétera. 

Y allí fue cuando decidimos, juntamente con Ferran y Pere, los otros cofundadores, crear una herramienta todo-en-uno que permitiera tanto a la parte que gestiona como a la parte que vive de alquiler tener un lugar donde gestionar el día a día de ese alquiler de la forma más rápida, fácil y sobre todo automatizada posible. 

Y eso es Nester, un SaaS para la gestión de inmuebles en alquiler que permite digitalizar y automatizar de inicio a fin toda la operativa que conlleva gestionar un alquiler: creación automática de contratos, firma digital, facturación automática, control de pagos, “dashboard” de control de incidencias, cambios de suministros, etc.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

A ver mi historia es la típica de un chaval que siempre había tenido interés por el mundo de la empresa, sobre cómo funcionan, sobre la gestión de personas, etc., he sido siempre bastante “friki” del mundo del emprendimiento pero nunca me había lanzado. 

Estudié Derecho con especialización en empresa y en ese campo fueron mis experiencias laborales y donde aprendí casi todo lo que sé. 

Después es verdad que ese “frikismo” me ha llevado a estudiar un posgrado de gestión de ventas y marketing, pero mi carrera se ha centrado básicamente en el mundo de la asesoría jurídica a lo que llamamos distressed companies que son básicamente empresas con problemas de solvencia, con necesidades de reestructuración de personal, etc. 

Si que es verdad que antes de empezar Nester junto con Àlex ya le dábamos vueltas al tema de emprender, de montar algún que otro proyecto pero por una cosa u otra esas ideas no pasaban de un business plan cutre, hasta que dimos con Nester. 

Esa idea sí que nos pareció lógica, con sentido y sobre todo más real, porque tal y como contaba antes habíamos vivido en nuestras propias carnes el problema que era llamar a tu casero por una incidencia y no tener respuesta o no poder firmar digitalmente el contrato. 

Y como dicen, el resto es historia…

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

¡Uff! Creo que no hay fase más dura que esta para alguien no-técnico como yo. 

Toda la ideación de los mock-ups, la infraestructura, el código, etc fue asumido por Àlex – que llevaba más la parte de producto- y por Ferran y Pere – que llevan toda la parte técnica y de desarrollo-. 

Lo que hicimos fue ir progresivamente dejando nuestros respectivos trabajos, primero ellos tres y a los pocos meses yo ya lo dejé definitivamente. 

En ese punto yo me encargué más de la comunicación del lanzamiento, de encontrar los primeros clientes, de vender un producto que no teníamos, etc hasta que llegó una primera funcionalidad que se podía vender de forma independiente y ese fue el inicio de todo.

Esto fue entre finales de 2020 e inicio del 2021, allí ya teníamos una funcionalidad en el mercado y un producto en fase beta que era muy limitado pero vendible. 

Hasta mediados de año no fue cuando lanzamos una primera versión con cara y ojos y gracias al trabajo de búsqueda de clientes, de presentar los mock-ups, etc hecho los meses anteriores pudimos empezar a ganar clientes de forma relativamente rápida. 

En esos primeros meses (y aun nos sigue pasando) ya te puedes imaginar que nos pasó de todo: botones que no iban, funcionalidades a medio hacer, gráficos que no aparecían, etc. pero al final ves la parte divertida y desafiante de todo. 

Un producto como el nuestro tiene un hándicap que tienen casi todos los SaaS, y es que no están acabados nunca. 

Siempre encuentras funcionalidades que mejorar o añadir, cosas que cambiar, mejores iteraciones, etc,. entonces eso tiene su punto a favor: el cliente ve que cada dos/tres semanas le añades más valor a su herramienta y que aquello que te piden lo haces en la medida de los posible. 

El cliente y una visión y estrategia de crecimiento muy clara es quien más nos ha hecho avanzar junto con un equipo top.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

Una de las cosas que aprendimos bastante rápido y nos ha servido para crecer fue entender que estábamos vendiendo un producto a un sector que busca confianza, seguridad y fiabilidad en ti. 

Del mismo modo que una vivienda en alquiler representa muchas veces la inversión o los ahorros de toda una vida nuestros clientes se esfuerzan en prestar un servicio excelente a esos propietarios, ofreciéndoles una gestión profesional, completa, sin riesgos, etc. pues eso mismo se traslada a nuestro producto. 

Entender eso fue clave porque a los pocos meses de lanzar nuestra primera versión decidimos centrarnos en conseguir un volumen de viviendas considerable que nos permitiera vender esa confianza depositada a los nuevos usuarios. 

Y en diciembre de 2021, antes de Navidad, conseguimos alcanzar y superar el objetivo de 1000 viviendas gestionadas con Nester antes de acabar el año.

Es cifra mental nos permitió validar ante inversores y clientes que era necesario primero generar el volumen y después centrarse en la monetización o rentabilidad, al menos durante un breve periodo de tiempo. 

Aquí quizá uno de los errores que inicialmente cometimos a nivel de crecimiento fue no separar lo urgente de lo importante con relación a lo que el cliente te demanda. Está claro que en fases iniciales cada cliente cuenta y buscas satisfacerle constantemente con nuevas mejoras, nuevas funcionalidades, etc. pero algunas veces pecamos de intentar amoldar nuestro roadmap a las demandas de nuestros clientes y no al revés, eso hace que quizás te centres en alguna mejora que realmente solo sirve para un cliente y no hagas focus en lo que el mercado te demanda. 

En el equilibrio está la perfección.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Mmmm…¡ostras qué difícil! 

Piensa que durante una época compaginé mi anterior trabajo con Nester y que durante ese tiempo sufrí burnout y cuadros de ansiedad debido al estrés. 

Estaba en esa fase de querer dejar definitivamente el trabajo pero dejarlo bien, con todo hecho. 

Hubo un momento que mi cabeza y mi cuerpo dijeron basta y de ese periodo he aprendido que jamás debes descuidar tanto la salud física como mental. 

Ahora trabajo muchas más horas y tengo muchísima más responsabilidad pero me divierto trabajando y creo que eso es clave. 

Si pierdes las ganas de estar en un sitio o de hacer algo estás jodido, porque eso hace bola, pero Nester fue mi salvación por decirlo de algún modo y eso trato de transmitirlo al resto del equipo.

También he aprendido lo importante que son las relaciones humanas y el no dejar ningún cadáver por el camino. 

Realmente el mundo es un pañuelo, y el del emprendimiento aún más, y he tenido la suerte de que durante todas mi carrera me he podido rodear de gente super capaz que siempre que los he necesitado han estado allí.

Y por último, parece un tópico pero rodearme de un buen equipo ha sido clave. 

Tengo la suerte de tener unos socios que me dan mil vueltas y de los que aprender cada día y de un equipo a los que das responsabilidad y no se arrugan. 

Aprendes más en una weekly de ventas que en mil másters.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Pues algo al que no había prestado mucha atención y es muy sencillo es a ordenar por prioridades y colores el calendario y los mails. 

Poder visualizar rápidamente reuniones o llamadas y la tipología me ha servido mucho para hacer focus y prepararme mejor las llamadas. 

Por otro lado, me he auto-implantado un sistema propio de gestión del mail. 

Sé que existen herramientas para ello pero con eso me basta. 

Le doy TIERS a los mails que me van llegando para no acumular en la bandeja de entrada mails sin responder o para que no se me pase contestar alguna cosa y de este modo sé en todo momento qué importancia, prioridad u orden de ejecución debo tener. 

Como he comentado antes, es importante saber separar qué es lo urgente y que es lo importante.

Sobre libros de estrategia o management aunque suena a tópico me fascinó “Zero to One” de Peter Thiel o el que me estoy leyendo actualmente “Que mi gente vaya a hacer surf” del fundador de Patagonia, Yvon Chouinard, que cuenta la historia de cómo ha conseguido que Patagonia sea una marca reconocida mundialmente y con ventas millonarias en medio mundo sin perder el espíritu inicial. 

Y si tengo que dar un consejo a algún emprendedor o emprendedora es que pregunte mucho, muchísimo, a otros emprendedores. Que tenga el hábito de conocer otras personas que están o han pasado por lo mismo porque se aprende de verdad. 

¡Ah! 

¡Y que vaya bien o mal se lance a la piscina y disfrute el viaje!

Espero que os haya gustado la entrevista con Kástor y cómo fundó Nester junto a sus socios. Os dejo más entrevistas aquí debajo para que podáis seguir aprendiendo.