Seleccionar página
Belén Oltra, CEO de Haaku’s : Revolucionando la industria de los churros
Jordi Beltrán

Subscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna nueva entrevista y recibir aprendizajes exclusivos para subscriptores cada domingo.

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

¡Hola Jordi! Muchas gracias por invitarme a participar en este espacio emprendedor. 

Soy Belén Oltra, CEO de Haaku’s y ahora mismo, junto con mi socio, lo que estamos haciendo es, básicamente, revolucionar la forma de consumir churros en España. 

HAAKU’S es la innovación del concepto tradicional del churro. Elaboramos churros instagrameables, cubiertos de salsas y toppings o servidos con milkshakes y helados y los vendemos en locales alegres, llamativos y coloridos que rompen también con la concepción de la churrería. En Haaku’s estamos adaptando el churro a los hábitos y formas de consumo del siglo XXI. Sin perder la esencia de un producto tan artesanal, ofrecemos churros visualmente mucho más atractivos, potenciando mucho más el sabor, ofreciendo más variedad y creando una imagen de marca más atractiva. Además, pronto vamos a empezar a digitalizar el proceso de venta, así que vamos a innovar no solo en el producto, también en la forma de vender churros. 

En diciembre de 2021 abrimos nuestro primer local en Valencia y para este último trimestre del año tenemos previstas dos aperturas, un segundo local en Valencia y otro local en Madrid, empezando así nuestra expansión nacional. 

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

Desde muy pequeña, te estoy hablando de con 9 o 10 años, yo tenía claro que quería crear una empresa. La verdad es que siempre he querido emprender y, aunque suene extraño, la pandemia fué decisiva para mí. Cuando nos encerramos en casa y bajamos las revoluciones de nuestro día a día, tuve tiempo de parar, pensar y reflexionar sobre lo que realmente quería. 

Recuerdo que por esas fechas leí un post de Alex Dantart en LinkedIn en el que hablaba de los momentos para emprender. En ese momento tuve claro que estaba preparada, y que disponía también de recursos económicos necesarios para lanzarme a cumplir ese sueño. Ese mismo año, además, conocí a mi socio y a principios de 2021 a pesar de ser un momento crítico para la hostelería, nosotros teníamos tan clara y tan trabajada la idea que decidimos embarcarnos en este proyecto. 

La idea surgió un día que mi socio bajaba del tren y vió una churrería ambulante llena de gente. Era la típica churrería llena de vapores, olores, etc. En ese momento nos dimos cuenta de dos cosas: La primera es que los churros, a pesar de que se llevan comercializando más de 200 años, apenas han evolucionado. Nosotros, consumimos los churros de la misma forma que los consumían nuestros abuelos o nuestros bisabuelos.  La segunda es que el consumo de churros está cayendo considerablemente entre la gente joven porque este público ha dejado de ver a los churros como una opción atractiva. A partir de ahí tuvimos muy claro que había un nicho de mercado por explorar. 

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Cuando advertimos la escasa evolución de los churros, la comparamos con la forma en la que han evolucionado otros productos, como los donuts, los gofres o el yogur helado. Empezamos a investigar los hábitos de consumo de la gente joven, qué y cómo les gusta comer, qué estímulos visuales influyen en sus decisiones de compra, etc. En base a todo ello empezamos a definir los churros, a escoger salsas y toppings, a crear toda la operativa, etc.

Hicimos varias pruebas, primero entre familiares y amigos, después entre conocidos,  pruebas de concepto y de producto muy básicas, y finalmente instalamos una pop store en un centro comercial para comprobar si a la gente le gustaba la innovación que nosotros habíamos planteado en los churros. Una vez facturados los primeros 10.000€ en esa pop store, y cuando comprobamos que teníamos ya cierta recurrencia entres los clientes, es decir, un número considerable de clientes que nos compraban más de una vez al mes  l, nos lanzamos con el primer local en una zona prime de Valencia. 

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

Nosotros tenemos un objetivo claro: llevar Haaku’s a cualquier lugar del planeta. En base a esto hemos definido una estrategia de penetración en el mercado que pasa por expandirnos inicialmente por España y a medio plazo empezar la expansión internacional. Por ello, desde el primer momento hemos creado una operativa clara para crecer manteniendo la calidad de nuestros productos. 

Mi socio es director creativo, y ha liderado campañas de creatividad para grandes marcas internacionales del sector food, así que desde una fase muy temprana hemos puesto mucho foco y mucho mimo en la imagen como estrategia de crecimiento. Creamos contenido creativo propio que gira en torno a la innovación del concepto tradicional del churro y llegamos a nuestro público objetivo a través de los canales online y offline que ellos utilizan, desde las redes sociales a utilizar nuestro propio local como medio de comunicación. 

Como te decía, para nosotros la calidad es fundamental, así que junto a la estrategia de penetración en el mercado estamos llevando a cabo una estrategia de desarrollo de nuestros productos. Estamos muy alerta a incluir nuevos sabores, nuevos productos, etc que generen interés entre nuestros clientes. 

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

La perseverancia, la creatividad, el trabajo en equipo y la honestidad. Esas han sido mis principales lecciones. 

Los grandes sueños y las grandes metas no se construyen en un día, y tampoco los puedes construir tú solo, hay que ser perseverante, mantenerte firme y trabajar duro. Hace poco vi una imagen en LinkedIn de un iceberg, la gente solo ve la punta, pero todo lo que hay debajo, los cimientos sobre los que se asienta un iceberg, todo eso se construye siendo una persona perseverante y sabiendo trabajar en equipo. 

La creatividad creo que es un punto muy importante en el ámbito laboral, encontrar soluciones creativas a los problemas que van surgiendo es vital para adaptarte a un mercado que cambia a pasos agigantados, para poder transformar los fracasos en aprendizajes y las crisis en oportunidades. 

Y por supuesto, la última lección que he aprendido es la honestidad. No hablo de ser mejor persona o más bondadoso, hablo de ser una persona honesta. Honesto contigo mismo, con tus compañeros, con tu equipo de trabajo y con tus clientes. 

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Para una fase inicial de la startup, en la que únicamente trabajan los confounders, y por tanto, son muy pocas personas encargadas de absolutamente todo, recomiendo utilizar alguna herramienta para gestionar el trabajo, estar plenamente organizados y establecer prioridades en la lista de tareas. En nuestro caso, ASANA nos ha servido de gran ayuda para organizarnos, aunque también existen otros programas como trello, por ejemplo. 

Respecto a libros, la verdad es que yo no leo muchos libros sobre emprendedurismo o empresa, pero sí puedo recomendar uno que hace mucho tiempo se convirtió en uno de mis libros de cabecera: El arte de la guerra. Sin duda me ha enseñado a trazar estrategias efectivas, comprender los conflictos y encontrar soluciones. En mi opinión, cualquier emprendedor debería leer este libro.

Gracias por leer esta entrevista sobre como Belén nos cuenta su historia creando Haaku’s. Os dejo más entrevistas aquí debajo para que podáis seguir aprendiendo.