Seleccionar página
Pablo Marquez, cofundador Ryde: Marketplace centrado en el sector hípico

Pablo Marquez, cofundador Ryde: Marketplace centrado en el sector hípico

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

Hola Jordi, encantado de saludarte y de compartir con toda la comunidad de emprendedores mi historia. Además, quiero dar las gracias a Ufounders por conseguirnos esta entrevista.

Mi nombre es Pablo Márquez y soy co-fundador y CEO de Ryde, un marketplace centrado en el sector hípico, con una misión muy clara, ser la plataforma global del mundo ecuestre, conectando tiendas, servicios, fabricantes, marcas y consumidores. 

RYDE pretende conectar a los clientes de todo el mundo con artículos de más de 20 países y más de cientos de las mejores marcas ecuestres, boutiques y grandes tiendas, ofreciendo una experiencia de compra realmente única y acceso a la más amplia selección de moda ecuestre en una sola plataforma. 

Actualmente compagino mi faceta de emprendedor con mi afición por los caballos. Tengo la suerte de poder emprender dentro de un sector que me apasiona, antes de trabajar en el lado de la empresa, me dediqué durante muchos años a competir en la disciplina ecuestre de salto de obstáculos. Llevo vinculado toda mi vida al mundo hípico y eso me ha permitido conocer desde dentro la industria ecuestre.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

La mía es una historia curiosa, no es la primera vez que emprendo, pero me ha tocado sufrir el lado amargo de los negocios, y no me refiero al fracaso, sino a que te traicionen, primero tus proveedores y después tu propio socio. 

En 2012 creé un nuevo modelo de competición para la disciplina de salto de obstáculos, un nuevo formato más televisivo y que ha su vez permitía cambiar el modelo de negocio que tenían entonces las competiciones hípicas. Acudí a un inversor no profesional que se convirtió en mi socio con el compromiso de financiar el proyecto, algo que nunca hizo, y que más tarde fue el desencadenante de todos los problemas

. Después de 4 años, conseguimos que la Federación Ecuestre Internacional diera luz verde para desarrollar el nuevo modelo, que tenía su principal mercado en Norteamérica ya que estábamos lanzando NEL (National Equestrian League), la “NFL” de la hípica. Investigamos en el mercado americano para encontrar un socio industrial, puesto que era más fácil que tratar de crear una estructura desde cero en USA.

Después de trasladarles todo nuestro know how, desarrollar acuerdos comerciales y de innumerables viajes por Estados Unidos y Canadá, nuestros socios industriales cansados de que el socio inversor diera largas y no pusiera el dinero, cogieron nuestro concepto y lo desarrollaron por su cuenta. Recuerdo una frase que me dijo uno de nuestros socios americanos: “Tened una cosa muy clara, aquí no tenéis amigos, esto es Estados Unidos y aquí la gente no se anda con juegos”… ¡qué razón tenía!. Obviamente nos tocó demandarlos, después de más de un año de proceso judicial, conseguimos cerrar un acuerdo de indemnización y, es justo en el momento de la firma del acuerdo de indemnización donde el socio inversor, que era mayoritario, me aparta de las conversaciones y me deja sin proyecto y sin indemnización.

Fue una decepción enorme y han sido unos años muy complicados, pero no vale de nada lamentarse. Había que mirar hacia adelante y eso es lo que hice, volver a emprender.

Es entonces cuando, analizando algunas ideas de negocio y aprovechando todos esos años de experiencia en el sector, surgió la idea de desarrollar un marketplace. Uno de los principales aprendizajes que tuve en el anterior proyecto es, que no se puede estar analizando y dando vueltas a tu idea de negocio mucho tiempo, hay que salir de inmediato al mercado, identificar las principales hipótesis y validarlas con clientes reales.

Hice un mockup de la plataforma y empecé a entrevistar a los dos segmentos de clientes de la plataforma, vendedores y compradores. Además, tuve la suerte en una de esas entrevistas de conocer a quien hoy es mi socio y co-fundador, Edouard Cerrito, persona clave en este proyecto. Esto fue a principios de junio y 4 meses después Ryde ya es una realidad.

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Empecé analizando y tratando de entender qué es un marketplace y cuáles son sus ventajas y desventajas. Analicé modelos de plataformas que pudieran tener conceptos aplicables a nuestro sector y fui dando forma a un modelo de negocio inicial que me sirviera como base. Soy un firme defensor de la filosofía Lean Startup y se ha convertido en nuestro modelo de pensar y trabajar. Por ello, lo primero que hice fue identificar cuáles eran las principales hipótesis y empezar a entrevistar potenciales clientes para tratar de validarlas. Les enseñaba el mockup y les hacía una entrevista bastante larga. Las entrevistas son clave, hay que formular las preguntas correctas y elegir bien a los entrevistados, no vale hacerlas a familiares o amigos. En esas entrevistas identificamos ciertos problemas que eran comunes en la mayoría de los clientes y empezamos a construir un MVP que tuviera las funcionalidades básicas para dar solución a esos problemas.

Uno de los problemas que identificamos en el lado de los usuarios es, que la experiencia de compra online en la mayoría de los ecommerce ecuestres es bastante mejorable, por ello, hemos desarrollado una alianza estratégica que nos permite gracias a los más de 3000 conductores con los que contamos, ofrecer diferentes tipos de envío según el código postal del vendedor y del comprador. Algo que también aporta mucho valor a los vendedores, ya que gracias a Ryde pueden potenciar su comercio local y realizar envíos en menos de dos horas a los clientes que se encuentren en su zona.

Una vez construido el MVP, hemos empezado la fase de onboarding de vendedores en la plataforma. Seleccionamos a las mejores tiendas y marcas ecuestres en función de su ubicación y las categorías de producto que queremos cubrir, con el objetivo de tener una oferta amplia y atractiva.

¿Qué estrategias vas a utilizar para empezar a hacer crecer el negocio?

Ahora se abre un período para empezar a validar el modelo, realizando las primeras transacciones y depurando posibles incidencias. Hemos establecido un plazo de dos a tres meses para testar el funcionamiento de todos los procesos y, a partir de ahí, automatizar las operaciones en línea con las tiendas adscritas. Esta automatización nos va a permitir acelerar la entrada de vendedores en la plataforma y poder tener presencia en otros países, que es donde verdaderamente está la industria ecuestre. Vamos a iniciar nuestra actividad en España, Portugal y Francia. La estrategia de crecimiento pasa por estar en aquellos países donde la industria ecuestre es un mercado muy importante, por ello, para nosotros es clave iniciar nuestra actividad en Francia y a partir de ahí entrar en otros países que son verdaderas potencias en el sector ecuestre, como Alemania, Holanda, Bélgica o Reino Unido. 

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Son varias las lecciones que puedo extraer después de unos cuantos años, pero las principales son:

1) Es fundamental estar en continuo aprendizaje, cada día hay más competencia en cualquier ámbito de la vida. Si quieres ser relevante en lo que sea que hagas, no puedes dejar de formarte. De lo contrario, durarás poco.

2) No compararte con nadie ni con nada, cada persona o proyecto tienen unas circunstancias diferentes y tienen su propio ritmo. Lo importante es disfrutar del proceso.

3) Como emprendedor, hay que tener muy presente que el fracaso no es el fin, es parte del aprendizaje. Emprender es un camino duro, una montaña rusa, un día te va genial y al día siguiente lo ves todo negro. Por eso, no hay que enamorarse de tu idea, hay que saber cuál es problema que quieres resolver y buscar la solución, ello conlleva a veces equivocarse hasta que “das en el clavo”.

4) Si tienes una idea, no dejes que nadie te diga que es imposible, pero sal al mercado lo antes posible y valídala. 

5) Si emprender es duro, emprender solo lo es mucho más. Busca un socio que se complemente contigo, que aporte cosas que no tienes, pero que esté 100% comprometido y alineado contigo.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Recomiendo 3 libros que me han resultado muy útiles:

1. “El método Lean Startup” de Eric Ries. Creo que todo emprendedor debe leerlo y tener el concepto presente en su día a día.

2. “El pequeño libro que genera riqueza” de Pat Dorsey. No es un libro relacionado con el emprendimiento, pero te ayuda a entender porque unas empresas tienen éxito duradero y otras no. Me parece clave conocer las ventajas competitivas y los fosos económicos. 

3. “La buena suerte” de Alex Rovira y Fernando Trías de Bes. Es un libro que se lee en una tarde y explica la importancia de generar las circunstancias adecuadas para que sucedan las cosas.

Sobre herramientas, hace poco que estoy utilizando Notion https://www.notion.so y me parece muy útil para organizar, coordinar plazos, objetivos y tareas para mejorar la eficiencia y la productividad.

Como último consejo, comparto este post que vi hace tiempo y lo guardé para tenerlo presente siempre. Ese pequeño esfuerzo extra es el que marca la diferencia.

Alexis las Heras, Cofounder Lumio: Comunidad energética renovable que permite a las personas ser dueñas de su energía

Alexis las Heras, Cofounder Lumio: Comunidad energética renovable que permite a las personas ser dueñas de su energía

¡Hola Alexis! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

Hola Jordi, un placer poder charlar contigo. También a los lectores por estar aquí presentes, espero que estéis teniendo un buen día.

Me presento a nivel personal, me llamo Alexis Las Heras, soy un ingeniero industrial que creció a las afueras de Madrid de familia catalana y francesa, todo un mix 😊 Algo que me define es que siempre he sido una persona muy inquieta y deportista, lo que me llevo a hacer deporte de alta competición y buscarme la vida fuera de España un tiempo.

De hecho, Lumio, co-fundada junto a María y Pablo, nació de una de estas experiencias en el extranjero, en Dinamarca. Somos la única plataforma de intercambio de energía sostenible, permitimos que gente con excedentes energéticos de sus instalaciones solares lo comparta con particulares cómo yo, que viven en un piso y no pueden tener una instalación solar propia. De esta forma se consuma de una forma sostenible, local y económica.

Este último año Lumio ha despegado, tenemos a más de 400 personas en nuestra plataforma: vamos a facturar alrededor de 3 millones de € y hemos pasado de 6 trabajadores en enero a 18 actualmente.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea de Lumio?

Pues esta es una de esas start-ups que surge de una necesidad propia en un timing perfecto.

Cómo he adelantado, en 2012 empecé ingeniería de la energía, especializado en industriales. Aunque era muy mal estudiante, en 2º de carrera me lleve a Julio 11 de 12 asignaturas, sí que encontré el sector al que me quería dedicar: el mercado eléctrico y las energías renovables. Esto me llevo en 2017 a hacer un máster especializado en energías sostenibles en la DTU de Dinamarca. Por si no lo sabéis, los daneses son unos cracks, tienen un sistema educativo brutal y la energía es unos de los pilares fundamentales de su economía.

Fue ahí dónde hice un curso muy específico, éramos dos alumnos, llamado disruptive and innovative electricity markets. Ahí oí hablar por primera vez de lo que era un peer-to-peer market eléctrico: poder compartir energía excedentaria de una instalación a otro persona o vivienda. Suena a magia, ¿verdad?

Pues nada más lejos de la realidad, mis padres en 2019 instalaron una instalación de paneles fotovoltaicas en casa, con la casualidad que en la misma localidad tenían dos negocios. Mientras les asesoraba en la instalación, investigué para que pudiesen traspasar todos sus excedentes energéticos de su instalación solar a sus negocios, para así ahorrar en las 3 facturas. Sorpresa para mi cuándo vi que no había ninguna solución en el mercado.

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Lumio nació en enero de 2020 con la visión de un mundo 100% sostenible. Nacimos con el propósito de desarrollar el primer mercado peer-to-peer eléctrico y de convertirnos en referente europeo en el desarrollo de proyectos solares.

En pleno covid y sin un solo euro para empezar, cogí todos los contactos que tenía y llamé para hacerles un estudio personalizado para una instalación solar en su casa. Ahí conseguimos monetizar por primera vez haciendo 8 instalaciones llave en mano en 2020, con una facturación de 60.000 €.

Por otro lado, monetizar el peer-to-peer market fue mucho más complejo, en un sector regulado, necesitábamos encontrar el encaje de un tipo de mercado, que sólo existía en papers de universidad. ¿Cómo lo hicimos? Encontramos la solución dándonos de alta cómo compañía de la lúz y ahí tuvimos que hacer nuestro desarrollo software propio además de darnos de alta, un proceso que duro algo más de un año. Monetizamos nuestro producto por primera vez en octubre de 2021.

Sinceramente, es todo un éxito y un logro que un producto tan complejo esté en mercado monetizando, hemos sido pragmáticos a más no poder, con el objetivo de llevar a mercado nuestra solución. Todo el equipo está muy contento del resultado.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

La estrategia ha sido hasta ahora la misma: satisfacción 100% del cliente, podéis mirar nuestras reseñas en Google. Nunca hemos mirado el último €, si no que la necesidad del cliente estuviese cubierta. Por eso tenemos un servicio 100% personalizado y llamamos a todo cliente que se interese por nuestro producto. Por otro lado, hemos tenido una estrategia de centralizar compras y servicios con los mismos proveedores, lo cuál ha resultado en una muy buena relación con ellos que nos ha permitido ser competitivos. Una última estrategia que hemos usado ha sido externalizar para crecer, pero una vez hemos crecido internalizar para ser competitivos y tener una mejor calidad.

En cambio, nuestros problemas y errores también vienen de la mano de esas decisiones. Ser demasiado personalizado nos ha penalizado en una carga alta en RRHH, es el precio a pagar, y se ha traducido en no poder ser más agresivos comercialmente. Honestamente, pensamos que tenemos un producto que va a cambiar el panorama del sector energético, que ya está funcionando, y no todo el mundo lo conoce aún, error nuestro. Aún tenemos que automatizar procesos y que nuestras operaciones internas sean más ágiles, esto lo vamos a conseguir teniendo un proceso más automatizado y con una comunicación sencilla y que se explique por si misma.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Voy a ser muy conciso: sólo importan las personas. El objetivo es crear valor añadido en el mercado en el qué compites, de cualquier forma y eso tiene sí o sí que pasar por: la satisfacción de tus clientes y del equipo del que formas parte. Sin ambas cosas, o no creas el suficiente valor añadido o el reparto no es positivo.

No es algo que antes no tuviese internalizado, pero sí es algo que ahora soy consciente día a día.

Por otro lado, cuando echas la vista atrás siempre es más fácil analizar las decisiones que has tomado. Pero si pudiese decirme algo a mi mismo en 2020, me diría que no tuviese miedo a crecer y a tomar decisiones arriesgadas.

También supongo que esa prudencia es la que ha hecho que no cometamos errores por ir muy rápido y que no esté respondiendo a esta pregunta “hubiésemos debido ir más despacio”.

Por último, emprender es algo que invade totalmente tu vida personal. Aún estoy buscando ese aprendizaje para poder convivir con tu vida profesional y privada sin que se convierta en lo mismo.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Aquí seguramente no vaya a descubrir el fuego a ningún lector, pero las herramientas que más me han servido han sido: asana y trello. Soy una persona que necesita ver de forma muy visual la información: asana nos ha servido muchísimo a la hora de calendarizar y organizar las agendas comunes de varios equipos a la vez que sea una herramienta flexbile, dinámica y con una buena interfaz para comunicar de forma ágil. En cambio, Trello ha sido lo mejor que me ha pasado para organizar mis ToDos o tareas, adjunto captura de cómo me organizo de forma semanal:

Para el libro os voy a decepcionar, soy un lector pésimo, por lo que no sería muy sincero por mi parte recomendar uno. En cambio, me encanta la geopolítica, recomiendo el podcast de el orden mundial para estar al día.

Cómo recursos para trabajar voy a ofrecer dos: las reuniones que sean recurrentes que sea en formato punto. Estas son reuniones cortas de unos 15 minutos en el cuál sólo se tocan temas importantes y de forma superficial, si se analiza una necesidad ya se agenda una reunión sólo para ese tema. De esta forma te permite focalizarte en lo importante sin pérdidas de tiempo.Otro recurso súper interesante que recomiendo lo pusimos en práctica el otro día toda la empresa en una sesión de coaching. Se separaron en 8 áreas cada departamento de Lumio. Área por área, los miembros de Lumio que NO eran parte de ese departamento tenían que quedarse de pie y explicar cómo era la vida de una persona de ese departamento. Muy ilustrador y emocionante hacer un ejercicio en el cuál el resto de personas del equipo definen tu trabajo, súper recomendable y gracias a Cristina y Bárbara de TuEquipoB.

Espero que os haya gustado lo que Alexis nos ha contado sobre su historia creando y haciendo crecer Lumio. Os dejo más entrevistas para que podáis seguir aprendiendo sobre como hacer crecer tu negocio de la mano de los mejores emprendedores de España.

Sergio Conejo, Fundador de Worksible: Accede a más de 10,000 freelancers altamente cualificados, y conecta de manera rápida y segura.

Sergio Conejo, Fundador de Worksible: Accede a más de 10,000 freelancers altamente cualificados, y conecta de manera rápida y segura.

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

¡Hola Jordi! Muchas gracias por la oportunidad de contar mi historia a la comunidad de fundadores.

Mi nombre es Sergio Conejo, actualmente tengo 19 años, pero empecé a programar a los 9 años y emprender a los 12, edad a la que monté mi primer proyecto, una comunidad gaming que llegó a ser una de las más grandes de España, llamada DeoxGames.

Actualmente estoy inmerso en mi proyecto más ambicioso hasta la fecha, Worksible, el marketplace de servicios freelance (on demand), en donde las empresas y los freelancers pueden conectar para crear oportunidades de trabajo colaborativo.

Las empresas podrán captar nuevo talento, gestionar sus proyectos y realizar todos sus pagos desde un solo lugar.

Los freelancers podrán publicar sus servicios o aplicar a los proyectos publicados por las empresas.

Worksible se caracteriza por ser una plataforma diseñada de manera natural e intuitiva en donde las empresas y los freelancers podrán maximizar su comunicación y la transparencia en todos sus proyectos de manera muy fácil.

La misión de Worksible es la de fortalecer la conexión entre las empresas y los freelancers creando un ecosistema digital que genere valor y oportunidades de crecimiento.

A principios de 2022 levantamos nuestra primera ronda de financiación de 200.000€, lo que nos ha servido para aumentar nuestro equipo e impulsar nuestro crecimiento.

Actualmente contamos con más de 10.000 freelancers en 85 países, más de 1.000 servicios y 200 empresas.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

Desde pequeño la tecnología era mi pasión, me pasaba el día entero jugando a videojuegos y eso hizo que con 9 años empezase a programar y desarrollar videojuegos muy simples.

Mi interés por la tecnología fue creciendo a medida que me iba haciendo más mayor, por lo que a los 12 años, en un momento en el que no me encontraba agusto en el colegio, aprendiendo lo que aprendía, decidí comenzar un proyecto para poder hacer algo que me gustaba, jugar videojuegos y emprender, que era mi sueño desde muy pequeño (montar un empresa), poco a poco fue creciendo la comunidad y en unos años había más de 15.000 gamers internacionalmente y 100 personas en el equipo.

Mientras estaba con ese proyecto, descubrí que tenía mucha facilidad por hacer páginas web y que me gustaba mucho, por lo que empecé a trabajar como freelance, pero al poco tiempo, pasó a ser un agencia digital, en la que ofrecía servicios de desarrollo web, desarrollo de aplicaciones, diseño gráfico y marketing, servicios los cuales hacía yo la mayoría, pero otros los subcontrataba.

Tras haber conocido el sector freelance y todas las posibilidades que había en esta nueva forma de trabajar, cree Worksible.

Terminé bachillerato en 2021 y justo al terminar fui seleccionado para entrar a Lanzadera, la aceleradora de startups de Juan Roig, presidente de Mercadona. Por lo que mi etapa como estudiante terminó ahí. 

Me mudé a Valencia y empecé a dedicar todo mi tiempo a Worksible, proyecto en el que a día de hoy sigo involucrado. y con más ganas que nunca por todo lo que hay por delante.

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Crear siempre ha sido lo que más me ha gustado, por lo qué ideas tenía muchísimas, de hecho he comenzado decenas de proyectos que ni siquiera han visto la luz, Worksible era uno de esos proyectos que comencé a desarrollar en Julio de 2019, después de haber intentado montar un marketplace de fisioterapeutas a domicilio y antes de haber montado una marca de ropa.

Al empezar con Worksible vi que realmente era un proyecto que podría hacer un cambio positivo en la sociedad y que con el tiempo podría ser parte del nuevo orden laboral.

Comencé a desarrollar, lanzando primero un MVP para validar el proyecto, pero aún así seguía desarrollando Worksible y creando la web.

3 años después sigo desarrollando y mejorando Worksible día tras día, pero con la diferencia de que ya no estoy solo, sino que cuento con un gran equipo.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

La estrategia con la que comencé al principio fue la de crear un producto que realmente necesitasen nuestros clientes y que mejorase lo que ya existía, además de que fuese una plataforma que tuviera en cuenta la facilidad y la simplicidad a la hora de interactuar con ella.

Me centré mucho en el UX/UI, por lo que los usuarios que entraban a la plataforma, directamente veían algo que les gustaba, haciendo que tuviéramos un crecimiento orgánico del boca a boca de los propios usuarios.

Si que es verdad que hacer que funcione un marketplace no es fácil, ya que tienes dos partes a las que satisfacer, es por eso que al principio nos centramos en conseguir freelancers, haciendo que se registraran por las herramientas con las que cuenta Worksible y una vez tuvimos una base de freelancers lo suficientemente grande, comenzamos a ir a por empresas.

Actualmente tenemos en marcha campañas de Google Ads que nos ayudan a llegar de forma continua a nuestros leads, pero además estamos llevando una estrategia de crecimiento orgánico por redes sociales, principalmente TikTok.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Considero que lo más importante en la vida es tener disciplina y esforzarse, se que cada vez hay más personas o libros que recomiendan trabajar menos, pero soy de los que creen que sin esfuerzo y sin disciplina no se consigue nada.

También hay que saber pasar las rachas difíciles y ser fuertes mentalmente, porque emprender no es fácil y muchas veces te sentirás solo o que quieres tirar la toalla, pero es en esos momentos en los que las personas de éxito se diferencian del promedio.

Lo más importante que he aprendido ha sido que tienes que luchar por lo que quieres y que seguramente haya gente que no entienda tu visión, pero aun así, no te rindas, porque al final, en la vida nos arrepentimos de las cosas que no nos atrevimos a hacer, no de las cosas que hiciste.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Realmente no soy de leer libros ni hacer cursos, soy más de probar hasta dónde están mis límites y cuando llego a ellos, buscar opciones para seguir más allá, por lo que creo que el mejor recurso del que disponemos hoy en día es internet.

Pero hay que saber buscar, no quedarte en la primera respuesta, sino cuestionarse continuamente todo y estar en constante aprendizaje, así es la única forma de aprender y crear un hábito que te ayudará en tu futuro, porque como dijo Francis Bacon, el conocimiento es poder.

También recomiendo 100% el intentar mantener una rutina que te desafíe constantemente y te saque de tu zona de confort, yo lo que hago es que cada 2-3 meses cambio mi rutina, para así entrenar mi mente y que no se relaje.

Espero que os haya gustado lo que Sergio nos ha contado sobre su historia creando y haciendo crecer Worksible. Os dejo más entrevistas para que podáis seguir aprendiendo sobre como hacer crecer tu negocio de la mano de los mejores emprendedores de España.

Jordi Vall CoFundador Opground: Conectando empresas con talento tech

Jordi Vall CoFundador Opground: Conectando empresas con talento tech

¡Hola Jordi! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

Buenos días Jordi y buenos días a todos los lectores de Fundadores. Mi nombre también es Jordi, tengo 27 años, soy de Barcelona y COO y cofundador de Opground. La verdad es que nunca pensé en ser fundador, pero creo que esto es algo que muchas veces viene solo, cuando menos te lo esperas. 

De hecho, después de finalizar mis estudios de Economía y Derecho y de trabajar de camarero durante toda mi época universitaria, empecé en una gran consultora, PwC, con perspectivas de quedarme a largo plazo. Lo cierto es que fue una época personalmente buena y lo disfruté mucho, hasta que vino Eduard y me metió en la cabeza que debíamos emprender juntos. A partir de ahí, cuando tienes la espinita, ya no hay manera de abandonar la idea.

Por otro lado, también estudié filosofía, que, de hecho, es lo que hubiera estudiado por vocación, pero digamos que las perspectivas profesionales lamentablemente aun no son muy buenas para este sector. Finalmente, también me encanta la tecnología, obviamente, y por ello me decidí a empezar el grado de ingeniería informática, al mismo tiempo que empezaba a ser un poco autodidacta con ello, cosa en la que aún sigo siendo.

¿Sobre Opground? Opground es el primer reclutador virtual, el primer sistema en el que los developers confían para la búsqueda de trabajo pasiva. En resumen, conecta empresas y emprendedores con estos profesionales en base a la misma información con la que los recruiters toman sus decisiones, las primeras entrevistas, pero todo en menos de cinco minutos, a través de Inteligencia Artificial.

En relación a lo que hemos hecho este año, la verdad es que no puedo estar más contento de la idea y del desarrollo. Ha sido un año genial, hemos crecido mucho, hemos abierto nuevos países en Latinoamérica, ampliado equipo y cerrado colaboraciones muy interesantes con partners estratégicos de relevancia. Además, y yo eso siempre lo achaco a nuestra mentalidad siempre focalizada en cómo crecer tecnológicamente, hemos creado nuevos productos que están trayendo muy buenas perspectivas y que se escapan del puro recruiting, que es a lo que inicialmente nos queríamos enfocar. Eso es bueno. Creo que demuestra que siempre estamos pendientes de seguir innovando.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea de Opground?

Como comenté, yo estudié Economía, Derecho, Filosofía, después el Máster de Abogacía, e Ingeniería Informática y ADE, en lo que aún estoy. Particularmente, creo que me sirvió mucho la variedad. En Opground tenemos claro que lo complementario de nuestros perfiles nos permite obtener visiones de equipo mucho más polivalentes que si nos hubiésemos enfocado a lo mismo todos. Creo que esto es una ventaja y, como siempre digo, aunque parezca que una carrera no ha servido, siempre es útil para forjar un mindset que, luego con equipo, se contrasta y se valora. 

Lo mismo puedo decir de mi experiencia profesional, tanto en el sector más financiero, como propiamente trabajando de camarero en bares, restaurantes y discotecas durante casi 5 años. Creo que lo que has hecho es lo que eres y todo suma para crear una perspectiva del entorno que, lo notes o no, será útil en la toma de decisiones a lo largo de tu vida.

Respecto a Opground, la idea inicial fue de Eduard. A pesar de que se ha pivotado mucho desde la idea semilla, como creo que toda startup debe hacer, a él le debemos tener la paciencia de buscar un equipo e ir detrás de Marcel y de mí para convencernos y sumarnos a lo que ahora es una de las mejores decisiones de mi vida.

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Al principio fue Eduard quien le puso mucho esfuerzo en conseguir un MVP, sobre todo para el proceso de entrevista con el chatbot. A pesar de contar solo con dos preguntas muy abiertas, era algo muy interesante y se veía claramente cual era el plan de Opground a futuro. A partir de ahí nos fuimos nutriendo de todos los feedbacks que teníamos de los candidatos. Creo que ahí está la base. 

Teníamos muy claro que no queríamos crecer desconectados de lo que nuestros usuarios pensaban, con lo que siempre hemos atendido todos los founders a todos y cada uno de los feedbacks, dando cada uno su opinión, desde su perspectiva y background, a través de una dinámica automatizada que lo simplificaba todo. Así hemos pasado de una idea muy básica y genérica a un producto que se adapta a quien se tiene que adaptar. Y lo más importante: aún seguimos con el mismo proceso.

Claramente esto tiene sus dificultades. Hay que saber cribar, hay que conocer cuál es el momento oportuno para desarrollar algo, sabiendo todo lo que eso supone. Hay que saber, en cada caso concreto, cuándo una cantidad determinada de feedbacks suponen más prioridad que otros, etc. Sin duda, no es solo escuchar, que claramente es lo fundamental, sino también conseguir introducir una metodología de prioridades.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer Opground?

También suena a tópico, pero probar y probar al final es lo que siempre funciona. Probar rápido, analizar con tiempo y cambiar aún más rápido si es preciso. En nuestro caso teníamos un doble reto: captar empresas y captar profesionales. Evidentemente, lo que sirve para uno, no sirve para el otro, así que nos sirvió mucho hacernos un listado de todo lo que queríamos testear con el poco dinero que teníamos. Lo hicimos en equipo y creamos nuestras prioridades. A partir de ahí, era ir probando.

Creo que es importante, cuando se tiene un equipo complementario, que todos den su opinión, aunque no estén especializados en marketing, por ejemplo. Diría que esa es la estrategia más valiosa de todas, y a nosotros nos ha funcionado.

Como errores, claramente muchos. Dar por sentadas cosas que no has testeado ni has probado es el error número uno de todo emprendedor, pero creo que cuando tienes un buen sistema de valoración y análisis, todos estos errores se convierten en aprendizajes para el siguiente testeo. Nosotros hemos cometido muchos, presuponiendo el comportamiento de X o Y, y al final resultó que era todo lo contrario, pero de esto va, de aprender del mercado lo más rápido posible para poder ir moviéndote.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Si nos focalizamos en emprender, la primera la tengo clara: empezar con poco y jugártela. Suena a típico y tópico pero es que es así. En nuestro caso, empezamos con 20.000€ de nuestros ahorros, no podíamos hacer ronda de family and friends y tuvimos que aprender del mercado y del producto con eso. Además, Eduard siempre dijo que no tenía ganas de volver a su trabajo de antes, a mi personalmente me costó mucho dar el paso, además de que no tenía mucha experiencia y en mi trabajo anterior estaba muy muy bien. A Marcel le pasó algo parecido, aunque sí tenía ya experiencia contrastada, con lo que hacíamos una apuesta muy grande porque prácticamente nos jugábamos los ahorros y algo del futuro, al menos, tiempo y promoción en nuestros antiguos empleos. 

Creo que esa situación, en primer lugar, te hace valorar lo que haces y te obliga a ponerle muchas más ganas cuando vienen los típicos altibajos del emprendedor, que siempre hay. Y, en segundo, te obliga a descubrir lo que quieres hacer y cómo hacerlo con los recursos que tienes. Eso es bueno porque te hace ser más innovador, te ayuda a devanarte los sesos y a adaptarte a lo que toca hacer. Sin duda, pienso y creo firmemente que hay un riesgo en empezar el día uno con mucha inversión. Está bien y es una suerte para quien los tenga, pero pienso que a veces puede dificultarte el valorar, el esforzarte y el innovar.

La segunda, aprendida en mi anterior trabajo y en Opground, es claramente crear equipo. Y crear equipo no es animar a tu equipo a ir todos a tomar unas cervezas, poner una mesa de ping-pong en la oficina o hacer una barbacoa. Eso está bien y hay que hacerlo, pero también hay mucha fachada ahí. Crear equipo es eso, pero es sobre todo el trato diario con la gente, la libertad de aportaciones, la comodidad en tu ambiente laboral, la flexibilidad, la atención a los detalles, etc. Todo esto no se sustituye con unas cervezas, y menos cuando nadie quiere irse a tomar algo con alguien que no soporta en el trabajo.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Viendo la cantidad de talento que habéis entrevistado, creo que hay recursos de sobra para cualquier emprendedor que empiece o que esté ya en crecimiento. No obstante, personalmente, lo que leo sobre todo es filosofía, historia y antropología. Creo que una visión del mundo desde las humanidades siempre es pertinente y es algo que parece que el mundo ha olvidado, pero las humanidades sirven precisamente para eso, para entender a las personas. Si tuviera que quedarme con alguno diría quizá Los argonautas del Pacífico Occidental de Bronislaw Malinowski, El ser y la nada de Sartre y La selva de los símbolos de Victor Turner.

En relación al mundo del software, la verdad es que suena absurdo y lógico, pero incluir un CRM en nuestro día a día fue clave. Como digo, es de cajón, pero cuando estás haciendo bootstrapping a más no poder, justo acabas de empezar e intentas reducir mucho el coste mensual, piensas que con Excels y Control+F basta. La verdad es que lo que recomendaría es no recortar en un inicio aquello que todo el mundo te dice que es imprescindible, porque generalmente pueden tener razón. En nuestro caso, al empezar con prácticamente cero más allá de nuestros ahorros, teníamos que reducir al máximo y nos olvidamos de algunas cosas imprescindibles que hubieran simplificado muchas cosas.

Finalmente, no quiero irme sin decir lo mejor que hemos hecho en Opground. Y es, precisamente, que nuestros profesionales a bordo, nuestros compañeros, se sientan a gusto. Flexibilidad, remoto y libertad para aportar constantemente. Casualmente me encuentro en Ciudad de México ahora mismo, trabajando en remoto durante 40 días, y la verdad es que sin Opground eso no sería posible. Nuestro equipo siente lo mismo en relación a la libertad y flexibilidad que tienen, y creo que es algo que todas las empresas deberían aplicarse, más cuando la lucha por el talento es más férrea que nunca.

Y, por cierto, si alguien quiere comentar cualquier cosa o quiere saber más, por supuesto, siempre estoy abierto a aprender de todo el mundo, y pueden contactarme en jvall@opground.com o en mi Linkedin https://www.linkedin.com/in/jordivallcalsina/ 

Espero que os haya gustado la entrevista que hemos hecho con Jordi y como creó Opground. Os dejo más entrevistas para que podáis seguir aprendiendo cositas de los mejores emprendedores de España.

David Padilla, Co-Fundador Kenjo: Software para pymes que soluciona tus problemas de RRHH

David Padilla, Co-Fundador Kenjo: Software para pymes que soluciona tus problemas de RRHH

Esta entrevista ha sido realizada gracias a Team Lewis.

Hola Jordi. Estoy encantado de poder conversar contigo y con la familia de Fundadores. Soy David Padilla, CEO y cofundador de Kenjo. Me considero un apasionado del talento de las personas y creo firmemente en que la correcta gestión de un equipo puede revolucionar los resultados de una compañía. Por ese motivo, me apasiona la gestión de recursos humanos, puesto que gestionar de forma óptima y eficiente a los empleados es clave para que la empresa evolucione y desarrolle una cultura encaminada a tener éxito. Además de estar volcado en impulsar el talento de las personas, me encanta el fútbol y de hecho, hemos participado recientemente en una liga de empresas con los compañeros de Kenjo. 

En los últimos años he dedicado mis esfuerzos a la creación y desarrollo de Kenjo, un software de RRHH para pymes que ofrece una solución integral para simplificar todos los procesos del área de recursos humanos. Ofrecemos a las compañías una herramienta para reducir el tiempo empleado en procesos administrativos y recopilar datos que pueden servir para analizar y comprender mejor la gestión interna de una compañía. Todo ello, con el fin de ayudar a que los departamentos de recursos humanos trabajen con la mayor eficiencia posible para ahorrar tiempo en tareas administrativas. También para que puedan dedicar sus labores a otros proyectos más ambiciosos centrados en impulsar la cultura de una compañía y el bienestar de los empleados. 

Cada año crecemos más y este en concreto ha sido y sigue siendo muy prometedor gracias al trabajo que estamos haciendo desde la compañía, tanto en España, como en Alemania, Suiza y Austria. Además, hemos abierto mercado en México desde donde damos soporte a otros países de Latinoamérica.  

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea de Kenjo?

Mi formación está centrada en el ámbito tecnológico. Antes de fundar Kenjo, trabajé en el área de desarrollo de software y optimización de procesos de Capgemini, Hewlett Packard y DeinDeal AG. Además, cofundé EMPAUA, la primera compañía europea de Salesforce para startups que continúa operando en Gran Bretaña, Suiza, Alemania y España.

Al sector de los RRHH llegué por pasión. De hecho, desde 2014 he estado experimentando con prácticas convencionales y no convencionales de gestión de personas como la Holacracia o la autogestión. Ese año fue cuando fundé EMPAUA y además de dirigir la empresa en la gestión de la Holocracia, me ocupaba de todos los procesos clave del ciclo de vida de los empleados: contratación, nóminas, gestión del tiempo libre, rendimiento, aprendizaje y desarrollo, etc. 

Fue entonces cuando me di cuenta de que había una oportunidad para crear una empresa que tuviera sentido y lograse ayudar a otras compañías a deshacerse del trabajo administrativo y diera lugar a espacios de trabajo más significativos. Como resultado de todo ello surgió Kenjo. 

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Cuando quise concretar esa idea, lo primero fue asociarme con personas que entendieran y compartieran esta visión. Comenzamos con un grupo muy reducido de programadores y poco a poco fuimos desarrollando la primera versión del software. Después de esa inversión inicial, comenzamos a contratar a más personas en el equipo, en especial al equipo de ventas, para que el producto empezara a comercializarse. Después llegaron los inversores y con eso pudimos mejorar nuestro producto, ampliar los departamentos que teníamos y abrir oficinas en Berlín y Madrid. 

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer Kenjo?

Sobre cómo hemos crecido en estos últimos años, creo que una de las palabras clave ha sido (y es) la escalabilidad a todos los niveles; escalabilidad en los procesos, en los equipos, en nuestro producto y en la forma que queremos avanzar. Empezamos siendo un equipo pequeño de 5 personas, después pasamos a 12 tras la primera ronda ‘angel’ y luego a más de 30. Ahora somos casi 80 empleados. 

Todo ello se traduce también en una constante mejora de nuestro software para adaptarnos al mercado y a nuestros clientes. Por otro lado, utilizamos una potente estrategia de inbound marketing con la que llegamos a nuestros clientes potenciales ofreciéndoles contenidos y recursos que realmente les resultan de utilidad.

Sobre los errores que hemos cometido en el pasado, mencionaría dos que creo son típicos de las startups en su fase inicial. El primero es que lanzamos y comercializamos el producto demasiado tarde. Si volviera a empezar, pensaría primero en la estrategia de distribución y luego en el producto. El segundo es no rodearme al inicio de un equipo realmente complementario, en especial en roles comerciales.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones David?

Como decía y si tuviese que volver a empezar, cambiaría el orden en el que llevé a cabo el proyecto. Con esto me refiero a saber qué priorizar primero y por qué. En este sentido, definitivamente si pudiese volver atrás me centraría en construir primero una estrategia de distribución sólida y, posteriormente, ya trabajaría en el producto. Generalmente esta es la parte que más incertidumbre genera en una startup porque a no ser que tu producto sea muy disruptivo a nivel tecnológico, la gran incógnita es saber si se podrá vender y hacerlo de forma escalable. El producto siempre se puede mejorar con más recursos (como por ejemplo inversión), pero encontrar una forma escalable y eficiente de distribuir el producto no se puede resolver con dinero, se puede potenciar una vez que funciona.

Además, es importante tener desde el inicio un equipo profesional y de confianza. En los inicios nos encontramos con una falta de personal que influía en los resultados de la compañía, en especial en el área comercial. Este punto nos hizo ver la importancia que tiene que un profesional sepa presentar tu producto, proyectar la imagen de marca que quieres y contribuir en la capacidad de expansión de una compañía. En definitiva, emplear más tiempo en la búsqueda de profesionales altamente cualificados habría sido uno de mis consejos.

Por otro lado, destacaría el hecho de crear una empresa que tenga un sentido y una finalidad ya que si sólamente se busca generar dinero, es complicado crecer. La clave está en encontrar una motivación que persiga lograr un cambio real con su servicio o producto. Y por último, hablaría de la paciencia, ya que para crear y desarrollar una startup, debemos tener en cuenta que pueden pasar hasta 4 años para contar con un ritmo de negocio estable. 

¿Qué herramientas, libros y tips recomiendas al resto de emprendedores?

Herramientas

Hubspot, tanto a nivel de CMS como CRM y Slack. Aparte por supuesto de Kenjo :).

Libros

Who: The A method for hiring, de Geoff Smart. En él se describen muy bien las características de los llamados empleados ‘A’ (A players en inglés), lo que aportan a los equipos y a las empresas y cómo contratarles. Esta definición de A player es distinta para cada organización y las compañías tienen que encontrar la suya. 

Tips

Ahora mismo estamos aplicando sesiones de coaching en liderazgo para managers y niveles C de la empresa. Yo mismo estoy recibiendo este tipo de formación/sesiones y creo que son fundamentales para cualquier emprendedor que tenga a equipos a su cargo. 

Espero que os haya gustado como David Padilla creó e hizo crecer Kenjo. Os dejo más entrevistas para que podáis seguir aprendiendo de los mejores emprendedores de España.

Fermín Carmona, Co-Founder Hotelverse: Creando clones digitales de los hoteles

Fermín Carmona, Co-Founder Hotelverse: Creando clones digitales de los hoteles

Esta entrevista ha sido realizada gracias a la colaboración con TEAM LEWIS.

Gracias Jordi por interesaros en cómo estoy emprendiendo a través del proyecto Hotelverse. Me llamo Fermín Carmona Siempre he sido una persona muy inquieta, en mi último trabajo ocupé 7 puestos diferentes en 11 años. Mi inquietud y capacidad de gestión de equipos, junto con un background previo de más de 20 años de experiencia en el sector de hospitality me han llevado junto con mi socio y cofundador a emprender este apasionante proyecto, Hotelverse.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea de Hotelverse?

Mi formación en alta dirección hotelera (Les Roches) me sirvió para entender el funcionamiento de un hotel y cuales son las palancas de rentabilidad que permiten mejorar sus resultados, desde la experiencia de cliente, la distribución, marketing y la operación y gestión financiera. La hotelería es un mundo apasionante.

Mis primeros pasos en el mundo profesional ya fueron emprendiendo, aunque por aquel entonces yo no lo sabía y porque en este caso no era en un entorno digital o tecnológico como hoy lo conocemos.

Con 20 años estudiaba empresariales, con poco éxito y trabajaba de todo, barrendero, camarero en conciertos, turnos de noche en hoteles y también trabajaba los fines de semana haciendo extras de camarero para poder ayudar en casa. Me percaté que por aquel entonces, hablamos de hace 25 años…que no existía una forma sencilla de elegir donde realizar un evento. Fue en ese momento cuando decidí montar un directorio de restaurantes y salas de eventos por capacidad, precios de menús etc en un CD-ROM y con un portatil (no había internet) decidí presentarme en todas las universidades e institutos de mi ciudad para ofrecerles una forma sencilla de seleccionar un espacio para celebrar sus eventos de graduación. Y funcionó, vaya si funcionó, recogía las peticiones y las cruzaba con los restaurantes los cuales me reconocían un 10% del importe del evento.

Fue en ese momento donde además vi la oportunidad de servir a esos salones con personal extra en los eventos que enviaba y así decidí montar una empresa de extras y tener a esos extras como comerciales captando eventos. A partir de ese éxito fue cuando mi madre me hizo una gran reflexión que hoy le agradezco enormemente, “hijo, te va muy bien, pero quien sabe si esto va a funcionar así mucho tiempo, por favor acaba tus estudios y si quieres luego retoma el negocio” y cuánta razón llevaba, porque al poco tiempo internet y las empresas profesionales de organización de eventos profesionalizaron mucho más ese modelo de negocio y seguro que no habría sido tan rentable. Así que hice caso a mi madre con la única condición de apagar gradualmente en un año la empresa para no desemplear a todos los jóvenes que estaban ayudando en casa con ese empleo. Finalmente una gran amiga y compañera se quedó con el fondo de comercio y dio continuidad a la empresa durante más de 10 años.

La idea de montar este negocio surgió cuando me encontraba de vacaciones en un hotel y estando en la piscina mirando al edificio con mi mujer le dije, cariño, tendríamos que haber reservado esa habitación concreta tan chula en vez de la habitación alejada en la que nos habían “colocado”. En ese momento mi cerebro pareció fusionar los años de experiencia junto con otros proyectos en los que ya trabajaba en mi puesto en Grupo Iberostar Hotels & Resorts y visualicé lo que en un futuro acabaría siendo Hotelverse!

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

El desarrollo del MVP fue un poco fuera de lo normal al haber realizado un desarrollo previo dentro de Iberostar y posteriormente haber decidido lanzar el producto al mercado. Si que nos hemos encontrado con limitantes técnicos y dependencias de terceros que nos han retrasado los despliegues. Para conseguir avanzar fuimos evolucionando el producto hasta hacerlo lo más liviano en términos de integración con terceros.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer Hotelverse?

Las estrategias de crecimiento han pasado por construir imagen de marca y ganar visibilidad, desarrollar una estrategia de route to market a través de diferentes modelos y evolucionar nuestro proceso de venta.

Los errores cometidos durante esta fase fueron complejizar en exceso las negociaciones de route to market con terceros y ofrecer el producto en el modelo más complejo pensando que iba a ser más atractivo.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones Fermín?

Keep it simple, ese sería mi principal consejo. Intentar avanzar con lo mínimo posible y evitar dependencias de terceros en lo que quieras construir. Rodearse de expertos en cada materia y saber delegar en ellos la toma de decisiones de su responsabilidad. Eso te permite focalizarte en lo estratégico y no desviarte con temas menores.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Personalmente todo lo que son hojas de cálculo siempre me han permitido desarrollar modelos e ideas y poder compartirlas de forma sencilla con el resto de colaboradores. Para ello no hace falta ser ingeniero.

Recomendaría el libro Quien se ha llevado mi queso, por hacerte ver con perspectiva cómo adaptarte al cambio constante.

Recomiendo a cualquier emprendedor tener una comunicación cercana y sincera con su equipo, de forma que se sienta involucrado en las decisiones que impactan en el rumbo de la compañía. 

Cuando el equipo está involucrado, está cohesionado y eso permite superar cualquier tipo de adversidad. 

De todas mis posiciones me he llevado grandes amigos y los amigos siempre están cuando los necesitas, es algo muy difícil de conseguir en el entorno profesional, y eso solo se consigue con sinceridad y autenticidad, siendo un facilitador para tu equipo, para ayudarles a conseguir sus metas, que finalmente son las tuyas.

Gracias por leer la entrevista de como Fermín Carmona creó Hotelverse. Os dejo más entrevistas aquí debajo para que podáis seguir aprendiendo.