Seleccionar página
Revolucionando con renting de productos para empresas – Julián Azofra

Revolucionando con renting de productos para empresas – Julián Azofra

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

Buenas Jordi y Fundadores! Soy Julián Azofra un chaval de 21 años de Madrid, actualmente vivo en Valencia y soy uno de los 3 cofundadores de Yakk

Los otros dos, mejor dicho, las otras dos, son María y Lucía, mi hermana mayor y una amiga nuestra respectivamente y cuando no estemos currando en Lanzadera, nos podéis buscar en un campo de fútbol, jugando al pádel o de fiesta. 

Os dejo aquí una foto y nos ponéis cara.

Os estaréis preguntando, ¿Qué es Yakk

En pocas palabras, somos una startup que permite a las empresas alquilar todo lo que necesiten para llevar a cabo su negocio, y les ofrecemos un software para que puedan gestionar todos los activos de su empresa. 

Nacimos hace poco más de un año y en este tiempo hemos conseguido posicionarnos en el top 100 de startups más innovadoras de España y facturamos este último mes casi 100k€

Yo a día de hoy dirijo los equipos de operaciones y ventas dentro de Yakk, pero lo más gracioso de esto es que nunca he ejercido en algo relacionado con mi carrera. 

Ahora os cuento, sigue leyendo… 

Pero antes una foto del equipo de Yakk

¿A qué retos te enfrentaste cuando saliste al mundo laboral?

Estudios:

A lo que iba, yo estoy en ventas y operaciones, pero estudié computer science en UK, más específicamente en Lancaster un pueblo perdido en el norte de Inglaterra justo antes de Escocia. 

No sabéis qué frío pasé durante dos años y medio, tendría que haber sido 3 pero nos llamaron de Lanzadera y me tuve que mudar a Valencia con mi proyecto Yakk.

Lo mejor es como llegué a Lancaster, os acordáis de Lucía mi cofundadora, bueno, ella me saca 7 años, esto significa que ella ya había acabado hace varios años la carrera cuando yo me encontraba en ese momento de incertidumbre por el que todos hemos pasado en segundo de bachillerato. 

No sabía ni que estudiar, ni dónde. 

Yo me decanté por Madrid, conocía antes de empezar la mitad de mi clase y la uni la tenía a dos minutos de casa. 

Fué entonces cuando apareció Lucía, con su genio característico me sentó en una silla de su casa y me obligó a mandar mails a todas las universidades de Inglaterra pidiendo una plaza para empezar ese mismo Octubre a estudiar Ingeniería informática. 

Ella había estudiado y vivido en Londres y tenía claro que yo me tenía que ir allí. 

Finalmente una contestó, Lancaster University. Me daban 48 horas para aceptar un puesto de computer science. 

Al mes estaba yo en un avión rumbo a Inglaterra con María y Lucía a mi lado, que se querían asegurar de que yo llegara a mi destino. 

Nada más llegar lo supe, había acertado confiando en Lucía y me dí cuenta de que en esta vida hay que hacer dos cosas:

  • Escuchar a los que han pasado por donde tú estás.
  • Aprovechar cualquier oportunidad que tengas de viajar y conocer otras culturas.

EXPERIENCIA LABORAL:

Mi primera experiencia laboral a tiempo completo fue Yakk, yo llevaba dos años y medio de carrera cuando llegó el covid. 

Las clases se cancelaron en UK y me mandaron de vuelta a España, como llevaba buenas notas me dijeron que pasaba a tercero en Octubre, estaba en Abril. 

Tenía 6 meses de vacaciones, sin prácticas, de un día para otro era un “NiNi”. 

Fue entonces cuando decidí interesarme por el mundo del business, y me metí en ThePowerMBA, pronto ví que el curso estaba muy orientado al mundo del emprendimiento, y yo recordé en la segunda clase una conversación que tuve con mi hermana unos meses antes sobre una idea de negocio, un “Wallapop de alquiler”.

Tenía todo el tiempo del mundo y no tenía ninguna obligación, por eso me decidí a invertir todo el tiempo del mundo en validar esa idea y ver si era factible como idea de negocio, mientras iba aprendiendo poco a poco sobre business. 

A los pocos meses decidimos María, Lucía y yo lanzar la primera versión web de Yakk.

Mi mayor reto fue adaptarme, en primer lugar, al ritmo de trabajo de mis socias que tenían mucha más experiencia que yo en el ámbito laboral. 

También al estrés constante de fundar y levantar una startup. 

Hay una expresión muy buena que es “to have skin in the game” hace referencia a los directores y dueños de una empresa que se juegan el pellejo por la compañía. 

Al final tienes que tener claro que vas a arriesgar tu tiempo, dinero, futuro y muchas cosas a nivel personal.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

Al final yo creo que lo más importante al principio es echarle mucha cara y obsesionarte en cómo captar el mayor número de clientes con 0 euros. 

Nosotros ahora hemos pivotado pero empezamos como una plataforma de alquiler entre personas, para que me entendáis era un  “Wallapop de alquiler”.

Lo primero que se nos ocurrió nada más empezar fue plagar Wallapop de anuncios que redirigían tráfico a Yakk. 

Anuncios sencillos todos con los mismos diseños y con la url de Yakk en la imagen, después de eso desde varias cuentas plagamos España entero. 

De esta forma no solo íbamos a darnos a conocer donde estaba nuestro target market, sino que también podíamos ver las métricas de los anuncios y comparar la información para luego centrarnos en las mejores ciudades de España. 

Esta tontería nos llevó a ser la mayor plataforma de alquiler de objetos entre personas de España, captamos clientes y usuarios a coste cero, y como nos fué tan bien al final incluso teníamos Wallapop Pro para destacar nuestros anuncios. 

Al final tras varios meses Wallapop decidió bloquearnos y echarnos de la plataforma, estaba claro. 

Me preguntas Jordi por los problemas que hemos tenido, la verdad que surgen problemas y fuegos todos los días.

 Hay que tener en cuenta que cuando intentas hacer algo disruptivo estás quitándole el negocio a players tradicionales que siempre te van a intentar poner trabas. No destacaría ninguno en especial, solo aviso de que estéis listos para enfrentaros a miles, la verdad que lo raro es tener una época tranquila.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Si pudiera hablar con mi yo del pasado a nivel profesional le diría que se centre más en las soft skills que en las hard skills. 

Cualquiera puede aprender algo si le echa las horas suficientes, pero lo más importante es saber cómo tratar con las personas, sobre todo las de tu equipo. 

Hay una anécdota muy buena que tengo con una persona del Yakk team y de la que aprendí mucho después de reflexionarlo y hablarlo con otros emprendedores como Fernando de Hunty. 

Una persona del Yakk team en su segundo día me insultó. 

No lo dijo a malas, obviamente, fue en una situación informal pero a mi me chocó mucho, yo mismo la había fichado y al segundo día ya tenía esas confianzas conmigo. 

Pronto entendí que la gente del equipo veía en mí a un amigo, una persona accesible al que le podían contar todo lo bueno y malo que le pasara. 

Al final esto es clave en una empresa, que la gente no tenga miedo a contarte las cosas, sobre todo cuando algo ha salido mal es necesario que haya buena comunicación para resolver el problema lo antes posible.

En lo personal me diría que no me olvide de cuidar lo importante, familia y amigos y también a uno mismo. 

Al final si tú no estás bien es imposible que puedas dirigir un equipo o tomar buenas decisiones y a veces la ansiedad o el día a día del proyecto te hacen olvidarte de este tipo de cosas. 

Todavía tengo que aprender a desconectar, me sigue siendo complicado olvidarme de Yakk aunque sea solo por un rato.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Si tuviera que recomendar una herramienta sería Hubspot, bendito Hubspot. 

Yo en los inicios de Yakk estaba muy en contra de usar un CRM como Hubspot para gestionar las ventas, pensaba que con el Excel estábamos bien.

 Tras varios encuentros con Lucía al final ganó ella y decidimos implementar Hubspot.

 Fue amor a primera vista, a partir de ese momento me convertí en un friki total de este software, ahí hemos implementado y automatizado todas las estrategias de captación y retención de clientes, también los pipelines y dashboards de ventas.

Ahora si os tuviera que recomendar un libro es sin duda “Shoe Dog” de Phil Knight, si no sabéis quién es este tío, seguramente tengáis unas zapatillas de su marca en el armario, Nike. 

Cuenta en 400 páginas todo por lo que ha pasado desde que empezó con Nike, todos los fuegos que surgían y cómo los conseguían apagar y todas las veces que pensó en dejarlo pero decidió seguir dándolo todo por su proyecto (seguramente por eso el libro en español se llama “Nunca te pares”).  

A mi me lo regaló uno de nuestros inversores y la verdad que fue un gran acierto.

Y por último un consejo, os diría que en vuestro equipo solo tengáis a gente que entienda el proyecto como algo suyo.

Es, yo creo, el mayor logro que hemos conseguido dentro de Yakk, somos pocos, pero todos han entendido que son piezas clave del equipo y están siempre dispuestos a hacer sacrificios por el bien de la empresa. 

Esto no solo os traerá beneficios a nivel profesional, sino que también al personal, cuando las cosas se ponen feas ver que tu equipo baja al barro y da más sin necesidad de pedirlo le devuelve los ánimos a cualquiera.

Espero que os haya gustado la entrevista a Julián y como creó Yakk. Aquí debajo os dejo más entrevistas de grandes emprendedores con las que seguir aprendiendo.

La app que lleva cualquier servicio a tu hogar – Nacho Tejero

La app que lleva cualquier servicio a tu hogar – Nacho Tejero

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

¡Hola Jordi y a todos! Encantado.

Soy Nacho, fundador de Webel, la app que lleva cualquier servicio a tu hogar.

En este caso, si tuviese que definirme profesionalmente, diría que soy una persona trabajadora, honesta y resiliente. No creo en la suerte, sino que creo en que cada uno se construye su propia probabilidad de éxito a base de trabajo y esfuerzo. 

Por otro lado, a nivel más personal, soy una persona amante del deporte, tanto verlo como practicarlo. Fiel seguidor del FCBarcelona, en las buenas y sobre todo en las malas (como ahora) y una persona a la que le gusta viajar, salir de fiesta y encontrar sitios donde pueda tener la máxima paz mental. Si hay un paisaje tranquilo en algún lugar, para mí es un lugar que debo visitar.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

Pues la verdad es que tengo que dar crédito a mi amigo Luis en esto. Siempre me ha entusiasmado el mundo del emprendimiento y solía hablar mucho con él de ideas y demás. En una de esas charlas, surgió el tema de que todo se estaba llevando a domicilio (comida, la compra… incluso flores) pero nos dimos cuenta de que todo eran productos y, por algún motivo, los servicios no habían tenido tanto tirón.

Investigando y probando la experiencia por mi mismo, vi que la experiencia en sí era brutal y que lo que faltaba era una plataforma que te lo pusiese fácil… y fue ahí cuando el espíritu emprendedor se apoderó un poco de mi y fue un: “si no lo hay, créalo tú”. Y eso hice.

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Una de las cosas más importantes que hicimos en Webel fue que, después de estudiar el sector durante un par de meses para ver las soluciones actuales y encontrar nuestro hueco, construimos el producto que teníamos en mente en Adobe XD como un prototipo. Eso nos ayudó muchísimo a materializar la idea y a encontrar posibles puntos flacos y resolver un montón de incógnitas.

Con el producto ya construido, fue ir sacando cosillas adelante (si os enseño las primeras versiones no os creeríais lo lamentable que era el producto) e ir iterando hasta encontrar ese Product Market Fit que es tan importante en toda startup.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

Lo que comúnmente se llama “Growth Hacking”. No teníamos ni un euro para gastar en marketing, y como siempre digo, el hambre hace a un buen cazador. En ese aspecto, encontramos muchísimas vías para captar usuarios de forma gratuita (y muy manual), que nos permitieron ir creciendo al principio hasta validar la idea. Entre otras:

  • Bot que subía anuncios en Milanuncios y Wallapop (¡lo siento si leéis esto!)
  • Grupos de Facebook de barrios
  • Repartir flyers (esto no lo recomiendo del todo. Parecía que más que flyers teníamos cuchillos jaja)

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Emprender es muchísimo más duro de lo que imaginé, tanto física como psicológicamente. Hay que estar preparado y concienciado para aceptar el fracaso y para aceptar muchos “no” que recibirás a lo largo de tu etapa como emprendedor.

No quiero con esto desanimar a nadie ni mucho menos, al revés, es lo mejor que me ha pasado en mi vida, pero creo que se está vendiendo la idea feliz de que emprender es poner un bonito nombre, un logo, “ser tu propio jefe” y ale, a levantar rondas, y nada más lejos de la realidad. 

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Herramienta

Sin lugar a dudas, Notion. Es la herramienta más esencial de mi día a día y donde está todo Webel.

Libros:

Lamentablemente, no leo libros. O apenas lo hago. Me cuesta muchísimo, creo que soy demasiado impaciente (de pequeño, empezaba los libros por el final jajaja).

Eso sí, todos los días, me leo artículos, me veo vídeos (podcasts, conferencias…). En total diría que me he leído +2.000 artículos y visto +1.000 vídeos, fácilmente, sobre emprendimiento y marketplaces. Simplemente me apasiona demasiado este mundo.

Os dejo unas cuantas fuentes de donde puedo tirarme horas leyendo artículos:

Lenny Rachitsky

Heartcore Insights

Startup Riders

Consejo para un futuro emprendedor:

Trabaja como si no hubiese un mañana. No hay más. Para que la gente se haga una idea, y sin caer en “bullshit” (que hay mucho “fiera” por ahí) diría que, de media, trabajo unas 65-70h semanales (sin parones, apenas para comer 30-45 minutos) y en 2021 me debí coger, como mucho, unos 8 días de vacaciones, sin contar los festivos/fines de semana que trabajé, claro.

Que no te vendan la moto. No se puede tener éxito sin dejarse la piel.

Espero que hayáis aprendido con Nacho y su historia con Webel tanto como yo lo he hecho. Os dejo aquí debajo más entrevistas para que podáis seguir aprendiendo.

Creando una consultora de desarrollo de negocios – Antonio Molina

Creando una consultora de desarrollo de negocios – Antonio Molina

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

Hola Jordi, encantado de contar mi historia en Fundadores.

Espero que a todos vuestros lectores les sea de interés. 

Soy Antonio Molina, aunque por el nombre pueda parecer que he montado un tablao flamenco, la verdad es que NO tiene nada que ver o quizás sí…

Soy MULTIDISCIPLINAR, AMIGO de mis…jaja. Que nooo. La verdad es que soy bastante peculiar porque, al contrario de las modas, me gusta viajar los justo, disfruto mucho en casa o en el pueblo, me pone bastante nervioso perder el tiempo en el trabajo y disfruto cuando lo pierdo en casa, viendo la tele, leyendo un libro o simplemente no haciendo nada (ponte en silencio a no hacer nada a ver si aguantas más de 5 minutos). Me  encanta leer sobre Economía, empresa, finanzas, inversión o psicología.

El deporte me gusta mucho y hasta los 20 jugué al futbol a nivel semi-profesional. A partir de ahí puse foco en los estudios y dejé el deporte para las pachanguitas con los amigos.

Mi empresa es AMURAI, una CONSULTORA de estrategia, desarrollo y mejora de negocio donde arreglamos “situaciones especiales” o problemas importantes en que se encuentran las empresas (fundamentalmente pymes). Situaciones como conseguir salir de una situación de pérdidas, organizar el negocio de manera que aumente su beneficio, generar sistemas que permitan crecer a doble dígito en los siguientes periodos…

En definitiva, tras mi experiencia de más de 12 años tanto como vendedor (todos deberían ser vendedores al menos por 1 semana en la empresa) como en la dirección de pymes como en la dirección de equipos en el área de marketing y ventas, hemos detectado que hay grandes empresas con un negocio sólido que por la falta de ayuda profesional en determinadas áreas terminan entrando en pérdidas y finalmente cerrando. Esto tiene solución con la ayuda de AMURAI 

Somos una empresa joven que lleva apenas un año y que ya cuenta con clientes de sectores como la estética, la salud, la energía, el sector alimentario o sector de la construcción.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

La idea de crear AMURAI me surgió de varias experiencias vividas a lo largo de mi vida

En primer lugar,  nacer en una familia que tiene un negocio, son pequeños empresarios del sector cárnico y ganadero. Gracias a ello he vivido lo que es una empresa y lo que es un negocio tan duro. No había vacaciones porque los animales comen y beben todos los días y los veranos entre los juegos en el pueblo con los amigos, los dedicamos a trabajos tan duros como alpacar y trasladar las balas de paja o alfalfa,  a 40º en pleno agosto, por el campo hasta cargarlas en el land rover. 

Recuerdo una vez, con mis hermanos, haciendo esto, que mi hermana, que se acababa  de sacar el carnet, hacía de conductora, se bajó del coche y se le olvido ponerle freno de mano, el land rover cargado del alpacas tiro cuesta abajo hasta un riachuelo que había al final de la finca. Aquello lo mantuvimos en secreto y 25 años después sólo los 3 sabemos lo que pasó. Buff, ahora creo que ya no sólo los 3. Perdón!

Todo esto me llevó a ver a mi padre siempre muy sólo, sacando adelante negocios y negociaciones sin ayuda de nadie, llevando las cuentas cuando apenas había ido al colegio. Esa SOLEDAD me marcó y me llevó a la conclusión que existe una gran cantidad de grandes empresarios que están muy sólos a la hora de gestionar y tomar “buenas” e importantes decisiones

Por otro lado, me formé en Derecho, dirección de empresas, economía, marketing y psicología por lo que me otorga una visión bastante amplia de las empresas y me permite implementar ESTRATEGIAS que abarcan desde los clientes, las ventas, la estructura financiera o los procesos productivos. Esto provoca que las mejoras que desarrollamos tengan resultados exponenciales para nuestros clientes.

Finalmente, esta formación y experiencia que podría ser un punto a favor en el mercado laboral, en muchas ocasiones ha sido un problema. He vivido procesos de selección para trabajar en grandes empresas que me descartaron porque no me veían “muy centrado” al tener un curriculum tan amplio y que abarcaba tantas áreas.  Recuerdo una vez, una directora de RRHH que me dijo: “Te voy a dar un consejo Antonio (pensé, sorpresa, sorpresa), pareces listo y no dudo de tus resultados pero no puedes poner tu cv y describir en tu entrevista todo esto, NO queda bien” (ahora vas y lo cascas, Antoñito, pensé yo).

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

La base de AMURAI es conseguir ayudar a las máximas empresas y personas en la mejora de sus negocios, sus empresas y, al final, su propia vida. Porque no olvidemos que pasamos más del 50% de nuestra vida en el trabajo y, si es tu negocio, más aún.

En anteriores experiencias profesionales pusimos en marcha una serie de Sistemas que fuimos testando y ajustando con la experiencia de mercado. Estos sistemas permitían crecimientos muy por encima de la competencia y del sector en los que trabajaba y, sobre todo, permitía unos crecimientos de beneficios espectaculares, de dos e incluso de 3 dígitos.

A la hora de empezar a conseguir clientes hicimos algo que sigue las pautas que llevamos a cabo con nuestros clientes, “empezar de más fácil a más difícil” o lo que es lo mismo, de más cercanos a más lejanos. Siempre que lanzamos un servicio, un producto o una empresas nos montamos  complejos sistemas para vender lo máximo cuando lo más difícil es vender los 5 primeros.

Actualmente estamos desarrollando los sistemas para llegar a mayor número de clientes.

El mayor obstáculo que nos encontramos es que si las empresas son más grandes, los Directores de áreas, por ejemplo, de ventas, o de operaciones, nos ven como enemigos (cuando es todo lo contrario). Interpretan que vamos a generarle problemas con los Jefes o con el equipo.

Cuando las empresas son más pequeñas, la barrera está en el propio Gerente o dueño de la empresa bien porque le cuesta mucho pedir ayuda (es como un signo de debilidad) o bien porque no encuentra el tiempo para hacerlo

La cultura empresarial en España es muy reticente a buscar ayuda externa, se prefiere contratar que buscar ayuda de empresas. Esta tendencia con la evolución de la economía, la tecnología y la futura crisis a la que nos aproximamos está cambiando a gran velocidad.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

Amurai, como cualquier empresa que empieza, ha vivido un inicio muy complejo hasta conseguir llegar al mercado y empezar a tener clientes. Entre los cambios que hemos ido implementando en la estrategia de negocio destacan 3:

  • Posicionarnos con un enfoque muy dirigido a generar resultados, ventas, beneficios, mejoras sin ningún postureo o pérdida de tiempo. No hacemos presentaciones, ni reuniones absurdas, ni copia pegas que no aportan nada. Tampoco hacemos perder el tiempo a los empresarios o sus empleados.
  • Cambiar el sistema de monetización. No trabajamos por proyectos ni tampoco por horas ni nada por el estilo. Trabajamos bajo suscripción mensual sin permanencias, ni ataduras. Si el cliente o nosotros no estamos cómodos, se cierra la colaboración y tan amigos.
  • Enfocar hacía clientes que están en “situación especial”. Hay multitud de situaciones, de forma resumida, clientes que no consiguen arrancar su empresa (aquí nos encontramos con startup que  llevan 2 o 3 años y no consiguen despegar sus ventas), empresas que quieren multiplicar su negocio en los próximos años, empresarios más pequeños muy especializados (por ej. un médico, un fisioterapeuta o un fontanero) que quieren organizar y profesionalizar su negocio que ha crecido bastante en los últimos años y empresas que están en situaciones muy complejas, con pérdidas o incluso al borde de la quiebra.

En los inicios íbamos en la linea del sector con acciones y presentaciones muy pomposas, con proyectos infumables y buscando a los que nunca nos van a contratar (o es de muy baja probabilidad). Tras darnos con la puerta en la cara pivotamos siguiendo las 3 estrategías comentadas.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Pues puede que no sea el más indicado para esto porque quizás sea algo radical. jaja

En primer lugar, siempre he tenido en mente cuando empezaba que los resultados cantan y que hablan por sí solos a la hora de marcar un camino o crecer en una compañía. La realidad es que en muchas ocasiones NO es sólo así sino que influyen otros factores. A pesar de ello, siempre tienes que buscar ser el NUM 1 que es tan sencillo como buscar ser una mejor versión tuya cada día, competir y colaborar contigo mismo o en tu empresa con tus números anteriores y con tu equipo para mejorarlos. Ese es mi principal objetivo.

Otro gran aprendizaje es que hay personas que tienen un carácter, personalidad y visión para trabajar para otros mientras que hay otras personas que no sirven para ser empleados o que tienen un gen emprendedor que les hace buscar tener su propio negocio. Sea como fuere, todos podemos ser emprendedores en nuestro día a día, montando una estantería de Ikea (increíble, siempre sobran tornillos!!) o creando una solución innovadora.

Otro punto importante es que, como decía D. Santiago Ramón y Cajal, “todos podemos ser escultores de nuestro cerebro”. Todos podemos ir mejorando, adquiriendo nuevas habilidades y generando nuevas oportunidades. El estancamiento y la atonía son una elección no una obligación.

La felicidad surge por momentos y tiene miles de caras y de formas. No sólo está en lo económico o en lo material sino que puede estar en eso y en muchas más cosas. Hay asociaciones establecidas que nos distraen de las muchas opciones que existen en la vida, tantas como personas.

Siguiendo lo anterior, las etiquetas son un arma que te puede destruir o que si sabes utilizarlas te puede hacer muy poderoso y muy feliz. Tú decides cómo las utilizas.

Y, para terminar, algo que he aprendido en situaciones muy muy difíciles que he vivido. Salvo cuando todo acaba del todo, la vida sigue, aunque veas que todo está muy difícil, que la vida te está pegando duro, que todo está oscuro o que lo que habías soñado no se cumple ni de lejos…al final, al día siguiente vuelve a salir el sol, la vida sigue y, joder, está llena de OPORTUNIDADES, sólo basta con cambiar los ojos con los que miras la vida

Siempre insisto en esto con todos, amigos, familia, clientes…sólo cambiando como miramos en nuestro día a día vas a encontrar multitud de oportunidades. Esto es lo que diferencia a los grandes empresarios del resto, no son superhéroes sino que tienen una visión muy agudizada para ver oportunidades y son valientes porque saben que el mundo no se acaba con una mala decisión, que la vida sigue y mañana vuelve a amanecer.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

En esto quiero que abran bien los ojos, la mente y los sentidos porque un buen libro, una buena lectura, un aprendizaje potente te puede cambiar la vida.

Como siempre cuando hablamos de libros, aprendizajes, me ofrezco a que me contacten vía linkedin o a la web de amurai, cualquiera que quiera hablar conmigo, comentar algo, tener una charla o discutir sobre un libro o una estrategia. 

Me encanta leer y tengo infinidad de libros, no sé exactamente cuántos pero más de  500 seguro. Buena parte los he leído así que imaginate si podemos compartir sobre lecturas.

Para elegir una serie principal que abarqué distintos ámbitos de la vida y la empresa voy a escoger 5 que yo llamo la  santísima Trinidad de los libros y varios bonus de ventas (todos estamos vendiendo todo el tiempo, todos somos VENDEDORES) y de vida, política y economía (todos vivimos, intercambiamos dinero para vivir y buscamos ganar dinero).

1.-CAMINO DE SERVIDUMBRE  del premio nobel F.  Hayek.  Este  libro debe leerlo cualquier persona porque te ayuda a  tener un pensamiento independiente y entender como funciona el mundo:  los  mercados, las leyes, la política, la  libertad. Te permitirá generar un pensamiento crítico a prueba de modas y manipulaciones.

2.-La  META. Eliyahu Goldratt. Cualquier persona que tenga una empresa o que  trabaje en una  empresa debe entender como funcionan los  flujos de procesos, las restricciones que se generan y los cuellos de botella que ahora están tan de moda. Si consigues entender y aplicar este libro, serás infinitamente mejor que tu competencia.

3.-PREDICTABLY IRRATIONAL (LAS TRAMPAS DEL DESEO en Español). Dan Ariely. Con él empezó todo en este área hace muchos años y desde entonces hay muchos grandes autores que he leído. Soy Economista, en gran parte, de esta corriente Conductual por lo que he leído bastantes autores como Damasio, Cialdini, Thaler, Kahneman y Tversky. 

4.-INVIRTIENDO A LARGO PLAZO. Francisco Garcia Paramés. Paramés es quizás el mejor inversor Europeo de los últimos 30 años y, dentro de la escuela del Value investing de Warren Buffet, uno de los mejores. En este libro bastante interesante y resumido aprenderas cómo afrontar la inversión de tus ahorros para generar buenos retornos a medio plazo.

5.-AQUI NO HACEMOS LAS COSAS ASÍ de John Kotter. Es una auténtica joya del management con los suricatas como protagonistas. Como en un libro tan sencillo se puede incluir tantas enseñanzas de gestión de empresas, equipos y de vida. Recomendable para cualquiera y regalar a hijos y familiares.

BONUS 1. LA ACCIÓN HUMANA. L. V. Misses. Tocho de más de mil páginas que resume la economía según la escuela austriaca. Si no entiendes como estamos en la situación que  estamos, porque vamos enlazando crisis tras crisis en ciclos cada vez más cortos y porque las políticas económicas y monetarias no consiguen resolver este bucle

BONUS 2. Hay 3 libros que tienen bastante rock and roll de ventas y siempre me gusta recomendar grandes descubrimientos del mundo de las ventas. Uno es el de ROMPE LA BARRERA DEL NO de Chris Voss, el otro ESCRIBO PORQUE ME GUSTA GANAR DINERO de Isra Bravo y COMO GANAR AMIGOS E INFLUIR EN LAS PERSONAS de Dale Carnegie.

Daros las gracias por vuestra atención y lectura.

Me reitero en que si os está surgiendo ahora mismo la necesidad irrefrenable de contactarme por el motivo que sea, no dudéis en hacerlo. Por los motivos que sean, las tripas son las que mandan.

Lo podéis hacer a la web de AMURAI

También a mi linkedin.

Y si queréis recibir consejos como los que habéis leído y muchos más podéis suscribirlos a la newsletter de AMURAI que te aparece al entrar en la web dejando tu nombre y email. En las próximas semanas vamos a iniciar el CLUB AMURAI y vamos a liarla parda con todos los que estén dentro.

Espero que os haya gustado la entrevista con Antonio. Os dejo aquí debajo el acceso a más entrevistas para que podáis seguir disfrutando del conocimiento y experiencia de otros emprendedores.

Mucho éxito.

Entrevista a Enrique, Founder CargaTuCoche

Entrevista a Enrique, Founder CargaTuCoche

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora mismo

Muchas gracias Jordi y a toda la audiencia de Escuela Talento por darme la oportunidad de contar mi historia. Mi nombre es Enrique Alía (Kike), soy de Madrid, tengo 28 años y soy emprendedor. 

Con 24 años había pasado por todas las etapas que nos han enseñado como normales y necesarias: colegio, universidad, prácticas y máster. Una carrera «perfecta» que me enseñó algo muy importante. No tenía ni idea de cómo funcionaba la vida real. En ese momento decidí que quería emprender y hacer algo que de verdad tuviera un impacto positivo en las futuras generaciones. Para ello, decido fundar CargaTuCoche en 2018. Una startup que está acelerando la descarbonización del transporte gracias a solucionar el problema principal de los vehículos eléctricos: la recarga y cómo recargarlos.

El equipo de CargaTuCoche. A día de hoy son 10 más

Ahora con 28 años puedo decir que estoy empezando a aprender de verdad. Tras más de 3 años como CEO de CargaTuCoche, ha aprendido lo difícil que es formar y dirigir un equipo unido y competitivo de más de 30 personas. He levantado más de 4M€ en inversión pública y privada. Y sobre todo, se lo difícil que es llevar una idea al mercado y hacerla funcionar.

A pesar de la presión y las noches sin dormir, me encanta lo que hago. Es un reto que me motiva y que me permite seguir aprendiendo cada día. 


¿A qué retos te enfrentaste cuando saliste al mundo laboral?

Estudié ADE en la Universidad Autónoma de Madrid. A nivel personal fue una etapa muy divertida. El cambio de colegio concertado a Universidad con total autonomía se notó muchísimo. Solía pasar bastantes horas en la cafetería jugando al mus y salíamos de fiesta entre semana (alguna vez volviendo a las 6am a casa para hacer rápido algún trabajo que teníamos que entregar al día siguiente). No me motivaba el formato de clases 100% teóricas que teníamos. Ya podréis adivinar que era de los que suspendían 4 o 5 en mayo, pero luego recuperaba todas y pasaba limpio al año siguiente. En ese momento mi prioridad era pasármelo bien y aprovechar los últimos años como estudiante al máximo. Aunque luego era lo suficientemente responsable para estudiar como un animal y sacar las asignaturas en el último momento. 

Terminé el Grado en mis 4 años correspondientes (2016) y a diferencia de todos mis amigos, decidí que no me interesaban los típicos trabajos de auditor en una empresa grande. Empecé a buscar algo que me llevara más cerca del cliente y que me ayudara a aprender más. De casualidad total acabé entrando a trabajar para un grupo de concesionarios de los más grandes de Madrid. En principio iban a ser unas prácticas como entregador de coches nuevos. El trabajo era sencillo. Presentar el coche al cliente, explicarle todas las cosas importantes y ser la última cara visible mientras se iba conduciendo su nueva compra. Al principio estaba bien porque yo no sabía mucho de automoción. Nunca fue un sector que me interesara más de la cuenta. Pero, al tener que explicar el coche al cliente, me obligó a aprender y a informarme de todos los modelos. Esto incluía también el vehículo eléctrico que tenía esa marca en su portfolio. 

A diferencia del resto de coches, el eléctrico me llamó mucho la atención. El primer día que fui a darme una vuelta con él me quedé flipando. No hacía ruido, pisabas el acelerador y salía como un cohete y todo ello sin contaminar nada. La cabeza me hizo “click”. Yo vivo en una calle perpendicular a la Castellana y estoy muy acostumbrado al ruido y a los cristales negros por la contaminación. Ver de repente este nuevo modelo de coche me abrió los ojos. ¿No mejoraría muchísimo nuestra vida si todos los vehículos fueran eléctricos? Mi interés por los vehículos eléctricos, por Tesla, por las baterías… etc empezó a crecer a la vez que mi frustración en el trabajo. Imaginaos un chico con apenas 22 años, con mentalidad 100% digital, con ganas de hacer y proponer cosas dentro de un entorno laboral tradicional, con gente muy de la “vieja escuela” en traje. Era como estar en una jaula. Una jaula llena de comerciales de más de 40 años que eran como lobos con tal de mantener sus comisiones y pisar a quien fuera. Aprendí muchísimo porque por suerte también había gente buena que dedicó tiempo a enseñarme, pero sobre todo, aprendí a golpes lo que era un entorno laboral tóxico. A los 6 meses de empezar y después de haber evolucionado de entregador a vendedor, decidí que quería montar mi propia empresa y dejé el concesionario. Un lugar donde todo el mundo quisiera trabajar, con un ambiente perfecto y que además ayudara en la transición hacia los vehículos eléctricos. Empezaba a diseñar en mi mente lo que sería CargaTuCoche. 


¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado y cómo lo superaste?

Sin ninguna duda el mayor reto hasta la fecha ha sido y sigue siendo CargaTuCoche. A diferencia de lo que a veces se proyecta con la moda y el postureo del emprendimiento y las startups, lanzar y gestionar tu propia empresa es exponerte a unos niveles de estrés y responsabilidad altísimos. No está hecho para todo el mundo. Por un momento ponte en mi lugar. Tienes que gestionar el dinero de muchas personas (la mayoría ni las conoces) que han decidido poner su confianza en ti, imagina también que tu familia ha decidido poner un dinero considerable. Sumado a esto, tienes dependiendo de ti a más de 30 familias que son los empleados que trabajan contigo. Si las cosas van mal, vas a perder el dinero de muchos inversores (más de 1M€), el de tu familia y el tuyo y vas a mandar a la calle a muchísima gente. Todo esto mientras intentas hacer un hueco en el mercado creando algo desde cero. Esta situación hace que necesites una fuerza mental especial, que pienses prácticamente todas las horas que estás despierto en tu proyecto y que tengas unas pesadillas increíbles cuando las cosas no van bien. Creo que es importante destacar las cosas no tan buenas de emprender. 

Por otro lado, ser emprendedor es increíble. Ver cómo algo que ha salido de tu cabeza ayuda a mucha gente, que eres capaz de reunir a personas muy diferentes para trabajar por tus mismos objetivos y tú eres el líder al que siguen, y que prácticamente cada día te tienes que enfrentar a algo nuevo que te hace aprender. Es dopamina constante para la gente a la que le gusten los retos y tenga ambición. Nunca vas a saber lo que se siente si no lo pruebas y por desgracia, creo que no es algo que se pueda enseñar con los modelos actuales de educación.


¿Desde que empezaste tu carrera profesional cuáles han sido tus principales lecciones?

La primera lección cuando empecé a emprender fue que nada de lo que había estudiado antes me iba a servir. No tenía ni idea de nada: desde constituir una empresa, estructurar rondas de inversión, llevar una idea al mercado… Estudias la carrera durante varios años, en mi caso ADE, con profesores que nunca han salido de la Universidad, con clases teóricas al 100% y con asignaturas poco o nada aplicadas al mundo real. Si pudiera volver atrás, seguramente me hubiera ahorrado los 4 años de Universidad y hubiera ido fuera a aprender idiomas y ver otras cosas o estudiaría y me formaría de manera autodidacta buscando contenido mucho más enfocado y no generalista como el caso de la educación en España. 

Una vez que me di cuenta de que me estaba enfrentando a retos para los que no estaba preparado, supe que tenía que aprender de los demás. Nunca es bueno pensar que eres el más listo o que sabes hacerlo todo. Es muy importante que a lo largo del camino, sepas escuchar y hacer las preguntas correctas a aquellas personas que tienen más conocimientos y experiencia que tú. Por suerte, siempre he sido una persona con mucha curiosidad. Cuando veo algo que no entiendo, me encanta investigar por mi cuenta y hacer muchas preguntas hasta que lo comprendo. Esa curiosidad es la clave para seguir aprendiendo.Siempre encontrarás a diferentes personas que estarán encantados de ayudar. Simplemente escucha, pregunta y aprende. Yo tuve mucha suerte y pude conocer a diferentes personas muy interesantes que se fueron convirtiendo en mis mentores a lo largo de mi recorrido profesional. Ahora, intento hacer lo mismo y devolver toda la ayuda recibida. Siempre que algún emprendedor acude a mí, trato de ayudarle con mi experiencia y vivencias.

Mi último consejo a mi yo del pasado tendría que ver con la parte de la salud física y mental. Sin comer bien y sin hacer ejercicio es imposible o mucho más difícil aguantar toda la presión. Hace pocos meses decidí dar un cambio completo a mi vida y comencé a cuidar mi alimentación y a volver a unos niveles de ejercicio que llevaba tiempo sin hacer. Antes iba como loco. Sin comer o comiendo cosas rápidas a deshoras, sin hacer deporte por el cansancio mental que tenía y con muchos problemas para dormir. Era horrible. Yo siempre he estado acostumbrado a hacer deporte. Jugar al fútbol, boxear, salir a correr, jugar al tenis y al padel… pero con el ritmo de vida al que me había acostumbrado era imposible. Ahora, todo es diferente. Me fuerzo a respetar mis horarios de comida y de ejercicio. Si tengo mucho trabajo, paro de trabajar para irme a entrenar y después si tengo algo urgente sigo. O incluso lo dejo para el día siguiente. Poco a poco conseguí cambiar los hábitos y es increíble cuando te das cuenta de la gran relación que tiene la parte física con la fuerza mental. En el momento en el que comes bien y haces ejercicio, duermes mucho mejor y empiezas cada día con muchísima energía y fuerza para hacer frente a lo que sea. 


¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

En cuanto a herramientas, recomiendo una que he conocido hace relativamente poco. Se llama Superhuman y es una especie de gestor de correo electrónico como puede ser Outlook o Gmail. Su principal diferencia es que está orientado a que solo pongas el foco en las cosas importantes en cada momento. Yo antes usaba Gmail y tenía una bandeja de entrada llena con miles de mensajes. Era difícil no saltar de uno a otro y perder la concentración intentando abarcar todo. Con Superhuman siempre tengo la bandeja vacía y todo programado para que me vayan saltando los emails según mis horarios de ese día. Yo decido cuándo pongo mi atención en cada uno de los emails. Además, su sistema de comandos con el teclado te permite realizar las acciones muchísimo más rápido y de una forma más intuitiva que con cualquier otro gestor que haya probado. Con un par de teclas puedo crear un nuevo email, seleccionar a alguien de mi equipo para enviárselo y cargar alguna de las plantillas predefinidas que tengo. Es increíble, ahorro muchísimo tiempo y estoy mejor organizado.  

De libros que haya leído en los últimos años, recomiendo “Zero to One” de Peter Thiel y “What You Do y Who You Are” de Ben Horowitz. El primero, me ayudó a abrir la mente y entender qué tienen en común los negocios que han cambiado el mundo. También es una gran fuente de información sobre el mundo de las startups, negocios escalables, crecimientos exponenciales… etc El segundo, se puede aplicar a cualquier negocio a la hora de diseñar una cultura empresarial fuerte. Relaciona culturas que han cambiado y permanecido en la historia con ejemplos profesionales. Cómo aplicar ciertas prácticas y metodologías del Bushido (código de los samurais) o de la primera revolución exitosa de esclavos para tener un equipo feliz y comprometido en tu empresa. Suena un poco raro de primera mano, pero si lo leéis sabréis a qué me refiero. 

Por último, a nivel de acciones que he aplicado en CargaTuCoche hay una en concreto que me dio muy buenos resultados. La idea me la dio el libro “Efecto Multiplicador” y básicamente consiste en aplicar una metodología de gestión de equipo basado en retar y lograr el crecimiento profesional de los empleados.

En este caso, diseñé una serie de retos que eran individuales y adaptados a cada uno de los empleados. Estos retos eran muy diferentes, pero el objetivo principal era conseguir expandir sus áreas de conocimiento. Voy a poner como ejemplo uno de los retos que tuvo un resultado de 10. Fue llevado a cabo por Alex, una mujer de nuestro departamento de operaciones. En su día a día, ella tenía que controlar el flujo de trabajo entre cliente, instalador y distribuidor de material para que todas las instalaciones fueran según lo pactado. Su función hacía que tuviera que tener mucha relación con la app que usan los instaladores y con la plataforma tecnológica que controla el flujo completo (ERP). Ella nunca había tenido experiencia con la tecnología y era algo que la frustraba mucho. En la primera sesión para plantear su reto identificamos que esas eran las áreas donde generaba frustración al no ser capaz de entender y controlar la parte tecnológica. Ella realizaba su trabajo de manera automática sin entrar a comprender lo que ocurría por detrás. Muchas veces recibía incidencias o preguntas de los propios instaladores sobre el manejo de la app que ella no sabía responder y tenía que delegar en otros compañeros. En ese caso, entre los dos encontramos el reto más adecuado: en un plazo de tiempo de 2 meses, tenía que entender al 100% el funcionamiento completo de la app de los instaladores y su relación con el flujo de trabajo en el ERP.

La prueba para comprobar que realmente había cumplido el reto era que debía ser capaz de responder a cualquiera de mis preguntas sobre el funcionamiento de la app. Pasado el plazo, no solo fue capaz de resolver cualquier pregunta, si no que ahora ella es la responsable de validar todas las nuevas funcionalidades de la app que vamos desplegando. Ha alcanzado un control total y nunca más tiene problemas con la tecnología en su día a día. A la hora de fijar estos retos es fundamental llegar a un punto en común con la persona que lo va a enfrentar. Si el reto es demasiado grande o no dejamos el tiempo suficiente y no se puede cumplir va a ser un factor desmotivante. Tendremos el mismo efecto si es algo muy sencillo y que no supone un crecimiento profesional o personal.

Una buena manera para identificar el reto correcto es preguntar dónde se encuentra la mayor frustración o barrera en el día a día. El hecho de dar esa confianza y generar un entorno de crecimiento ayuda muchísimo a la persona a motivarse y superar el reto. No solo fue Alex, si no que todas las personas a las que había planteado un reto lo pudieron superar. Ninguna se quedó atrás.