Seleccionar página
David Alonso, Fundador Zinquo: Centro Internacional de Desarrollo de Valores
Jordi Beltrán

Subscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna nueva entrevista y recibir aprendizajes exclusivos para subscriptores cada domingo.

¡Hola David Alonso! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

¡Hola Jordi y a toda la comunidad de emprendedores! Mi nombre es David Alonso y me encanta correr, leer y escuchar música española. Normalmente me gustan los cantautores y artistas menos conocidos.

Soy cofundador de Zinquo, somos un Centro de Desarrollo en Valores y nos dedicamos a ayudar a las personas a conectar con lo que de verdad importa. Para ello contamos con un método propio que cuenta con tres características clave:

1-Está basado en investigaciones científicas.

2-Lo hacemos de manera experiencial y divertida.

3-Es de aplicación sencilla y eminentemente práctica.

Formamos sobre todo a profesionales que buscan una metodología para incorporar los valores en la organización o en sus procesos de desarrollo personal o profesional.

Actualmente somos 5 personas en la empresa y la facturación está sobre los 500k.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea de crear Zinquo?

Yo me formé en Administración y dirección de empresas en el siglo pasado ;), porque en aquel momento era lo que tenía más salida y yo tampoco tenía una vocación clara. Así que como me tiraba el mundo comercial, nada más acabar empecé a trabajar en temas comerciales, primero en Airtel (luego Vodafone) y después como delegado comercial de un almacén que se dedicaba a vender acero al por mayor.

La época de Airtel y Vodafone fue la más divertida, porque estaba empezando la telefonía móvil y aquello se vendía prácticamente solo. Recuerdo estar cenando con amigos y que me llamara gente para darse de alta y que le enviara un móvil, una auténtica locura, pero lo disfruté mucho.

Ya trabajando en el tema del acero, tuve una crisis personal bastante chunga en 2004 que me llevó a plantearme qué quería hacer con mi vida y eso provocó que acabara formándome en coaching.

Me apasionaba tanto que en 2009 decidí dejar mi trabajo y empezar mi propio proyecto, un despacho de coaching personal en Reus (Tarragona). No me conocía nadie y pasé un año y medio jodido, pero al final me empezó a funcionar. Fue un tema de pasión sobretodo.

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Pasaron meses hasta que conseguí facturar, porque vendía procesos de cambio, coaching personal y en 2009, poca gente conocía qué era esto del coaching, pero tenía la idea clara de vivir de ello y sabía que no pararía hasta conseguirlo.

A pesar de que me gustaba vender, vender mis servicios era mucho más complicado y tuve que formarme en ello para poder empezar a tener resultados.

En una de las formaciones conocí un juego de cartas llamado El Valor de los Valores y me enamoré de lo que significaba el poder ayudar a conectar a las personas con algo tan profundo como los valores.

Empecé a usarlo y los resultados con los clientes eran espectaculares, ya que se reducían los procesos de manera significativa y los cambios en las personas eran más rápidos y duraderos.

Tanto me gustó que decidí conocer a quien lo había creado, un catedrático de ESADE llamado Simon L. Dolan que, por aquel entonces, estaba creando una metodología llamada Coaching por Valores.

Me formé con él y junto con mi socia Laura Moncho, que se había unido al proyecto inicial de coaching personal, montamos CoachingxValores como empresa, para enseñar a los profesionales todo aquello que habíamos aprendido y que tan bien funcionaba con nuestros clientes.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer Zinquo?

Empezamos con formación presencial en 2012, pero muy pronto supe que si queríamos crecer tenía que meterme en el tema del marketing online, así que siempre he procurado estar al día de todo aquello que tiene que ver con la venta online.

En 2014 lanzamos nuestra primera formación de la Certificación en CoachingxValores en formato online y llevamos ya más de 70 ediciones en este formato.

Nuestra estrategia era sencilla: regalamos un ebook, invitábamos a un webinar gratuito o a pequeños talleres presenciales demostrativos y, a partir de ahí vendíamos nuestra formación estrella, que es esta Certificación que te comentó en CoachingxValores.

Luego empezamos a crear productos relacionados con Valores, como una herramienta de diagnóstico del Liderazgo basada en valores, LeadershipbyValues, o con el estrés, como El Mapa del Estrés.

Con todas estas incoporaciones, creimos que CoachingxValores no representaba ya todo lo que hacíamos, ya que solo era una parte, así que hicimos un trabajo de cambio de marca que nos llevó a reinventarnos como Zinquo, Centro Internacional de Desarrollo en Valores.

La estrategia principal de crecimiento fue la creación de estas diferentes herramientas y formaciones, para llevar los valores a todos los ámbitos en los que podemos usarlos como una herramienta a nuestro favor: personal, liderazgo, coaching, etc.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Mirando hacia atrás y valorando estos más de 25 años desde que inicié mi carrera profesional, lo más importante creo que ha sido:

1-Si quieres algo, ve a por ello, déjate de pajas mentales y actúa.

2-Si tienes claro lo que quieres y lo ves muy nítido en tu cabeza, encontrarás la manera de conseguirlo si no te das por vencido.

3-Nada es para siempre: lo que hoy te encanta o te duele, seguramente cambie, no te aferres ni a la bueno ni a lo malo.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores David?

En cuanto a herramientas digitales, usamos Infusionsoft (ahora Keap) para la gestión del email marketing y CRM, Holded para el tema de facturación y Stripe, Thrivecart y Paypal para los cobros online.

Un libro que me he leído bastantes veces es Martes con Mi Viejo profesor, de Mitch Albom, creo que es una lección de vida personal y profesional.

A la hora de trabajar en equipo en remoto, nos ha venido muy bien usar un sistema de gestión de tareas como Basecamp, nos ha aportado agilidad en la manera de trabajar.

También, en estos años he aprendido que las decisiones no hay que demorarlas, porque se acaba pagando. Si crees que debes hacer algo, hazlo ahora. Solo nos arrepentimos de lo que no hacemos, lo que hacemos y es erróneo, se suele poder corregir.

Gracias por leer esta entrevista sobre como David Alonso nos cuenta su historia emprendiendo con Zinquo. Os dejo más entrevistas aquí debajo para que podáis seguir aprendiendo.