Seleccionar página
David Padilla, Co-Fundador Kenjo: Software para pymes que soluciona tus problemas de RRHH
Jordi Beltrán

Subscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna nueva entrevista y recibir aprendizajes exclusivos para subscriptores cada domingo.

Esta entrevista ha sido realizada gracias a Team Lewis.

Hola Jordi. Estoy encantado de poder conversar contigo y con la familia de Fundadores. Soy David Padilla, CEO y cofundador de Kenjo. Me considero un apasionado del talento de las personas y creo firmemente en que la correcta gestión de un equipo puede revolucionar los resultados de una compañía. Por ese motivo, me apasiona la gestión de recursos humanos, puesto que gestionar de forma óptima y eficiente a los empleados es clave para que la empresa evolucione y desarrolle una cultura encaminada a tener éxito. Además de estar volcado en impulsar el talento de las personas, me encanta el fútbol y de hecho, hemos participado recientemente en una liga de empresas con los compañeros de Kenjo. 

En los últimos años he dedicado mis esfuerzos a la creación y desarrollo de Kenjo, un software de RRHH para pymes que ofrece una solución integral para simplificar todos los procesos del área de recursos humanos. Ofrecemos a las compañías una herramienta para reducir el tiempo empleado en procesos administrativos y recopilar datos que pueden servir para analizar y comprender mejor la gestión interna de una compañía. Todo ello, con el fin de ayudar a que los departamentos de recursos humanos trabajen con la mayor eficiencia posible para ahorrar tiempo en tareas administrativas. También para que puedan dedicar sus labores a otros proyectos más ambiciosos centrados en impulsar la cultura de una compañía y el bienestar de los empleados. 

Cada año crecemos más y este en concreto ha sido y sigue siendo muy prometedor gracias al trabajo que estamos haciendo desde la compañía, tanto en España, como en Alemania, Suiza y Austria. Además, hemos abierto mercado en México desde donde damos soporte a otros países de Latinoamérica.  

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea de Kenjo?

Mi formación está centrada en el ámbito tecnológico. Antes de fundar Kenjo, trabajé en el área de desarrollo de software y optimización de procesos de Capgemini, Hewlett Packard y DeinDeal AG. Además, cofundé EMPAUA, la primera compañía europea de Salesforce para startups que continúa operando en Gran Bretaña, Suiza, Alemania y España.

Al sector de los RRHH llegué por pasión. De hecho, desde 2014 he estado experimentando con prácticas convencionales y no convencionales de gestión de personas como la Holacracia o la autogestión. Ese año fue cuando fundé EMPAUA y además de dirigir la empresa en la gestión de la Holocracia, me ocupaba de todos los procesos clave del ciclo de vida de los empleados: contratación, nóminas, gestión del tiempo libre, rendimiento, aprendizaje y desarrollo, etc. 

Fue entonces cuando me di cuenta de que había una oportunidad para crear una empresa que tuviera sentido y lograse ayudar a otras compañías a deshacerse del trabajo administrativo y diera lugar a espacios de trabajo más significativos. Como resultado de todo ello surgió Kenjo. 

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Cuando quise concretar esa idea, lo primero fue asociarme con personas que entendieran y compartieran esta visión. Comenzamos con un grupo muy reducido de programadores y poco a poco fuimos desarrollando la primera versión del software. Después de esa inversión inicial, comenzamos a contratar a más personas en el equipo, en especial al equipo de ventas, para que el producto empezara a comercializarse. Después llegaron los inversores y con eso pudimos mejorar nuestro producto, ampliar los departamentos que teníamos y abrir oficinas en Berlín y Madrid. 

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer Kenjo?

Sobre cómo hemos crecido en estos últimos años, creo que una de las palabras clave ha sido (y es) la escalabilidad a todos los niveles; escalabilidad en los procesos, en los equipos, en nuestro producto y en la forma que queremos avanzar. Empezamos siendo un equipo pequeño de 5 personas, después pasamos a 12 tras la primera ronda ‘angel’ y luego a más de 30. Ahora somos casi 80 empleados. 

Todo ello se traduce también en una constante mejora de nuestro software para adaptarnos al mercado y a nuestros clientes. Por otro lado, utilizamos una potente estrategia de inbound marketing con la que llegamos a nuestros clientes potenciales ofreciéndoles contenidos y recursos que realmente les resultan de utilidad.

Sobre los errores que hemos cometido en el pasado, mencionaría dos que creo son típicos de las startups en su fase inicial. El primero es que lanzamos y comercializamos el producto demasiado tarde. Si volviera a empezar, pensaría primero en la estrategia de distribución y luego en el producto. El segundo es no rodearme al inicio de un equipo realmente complementario, en especial en roles comerciales.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones David?

Como decía y si tuviese que volver a empezar, cambiaría el orden en el que llevé a cabo el proyecto. Con esto me refiero a saber qué priorizar primero y por qué. En este sentido, definitivamente si pudiese volver atrás me centraría en construir primero una estrategia de distribución sólida y, posteriormente, ya trabajaría en el producto. Generalmente esta es la parte que más incertidumbre genera en una startup porque a no ser que tu producto sea muy disruptivo a nivel tecnológico, la gran incógnita es saber si se podrá vender y hacerlo de forma escalable. El producto siempre se puede mejorar con más recursos (como por ejemplo inversión), pero encontrar una forma escalable y eficiente de distribuir el producto no se puede resolver con dinero, se puede potenciar una vez que funciona.

Además, es importante tener desde el inicio un equipo profesional y de confianza. En los inicios nos encontramos con una falta de personal que influía en los resultados de la compañía, en especial en el área comercial. Este punto nos hizo ver la importancia que tiene que un profesional sepa presentar tu producto, proyectar la imagen de marca que quieres y contribuir en la capacidad de expansión de una compañía. En definitiva, emplear más tiempo en la búsqueda de profesionales altamente cualificados habría sido uno de mis consejos.

Por otro lado, destacaría el hecho de crear una empresa que tenga un sentido y una finalidad ya que si sólamente se busca generar dinero, es complicado crecer. La clave está en encontrar una motivación que persiga lograr un cambio real con su servicio o producto. Y por último, hablaría de la paciencia, ya que para crear y desarrollar una startup, debemos tener en cuenta que pueden pasar hasta 4 años para contar con un ritmo de negocio estable. 

¿Qué herramientas, libros y tips recomiendas al resto de emprendedores?

Herramientas

Hubspot, tanto a nivel de CMS como CRM y Slack. Aparte por supuesto de Kenjo :).

Libros

Who: The A method for hiring, de Geoff Smart. En él se describen muy bien las características de los llamados empleados ‘A’ (A players en inglés), lo que aportan a los equipos y a las empresas y cómo contratarles. Esta definición de A player es distinta para cada organización y las compañías tienen que encontrar la suya. 

Tips

Ahora mismo estamos aplicando sesiones de coaching en liderazgo para managers y niveles C de la empresa. Yo mismo estoy recibiendo este tipo de formación/sesiones y creo que son fundamentales para cualquier emprendedor que tenga a equipos a su cargo. 

Espero que os haya gustado como David Padilla creó e hizo crecer Kenjo. Os dejo más entrevistas para que podáis seguir aprendiendo de los mejores emprendedores de España.