Seleccionar página
Eduard Teixidó, Cofundador Opground: Sistema IA que conecta a empresas con trabajadores tech
Jordi Beltrán

Subscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna nueva entrevista y recibir aprendizajes exclusivos para subscriptores cada domingo.

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

Buenas Jordi, ¿qué tal? Estoy muy contento de poder compartir mi historia con vosotros 🙂

Soy Eduard Teixidó, tengo 29 años y, aunque los profesores de mi infancia decían que terminaría de barrendero, la vida me ha llevado a ser CEO y cofundador de Opground, un proyecto en el que lo que más me enamora es el equipo, y no precisamente porque no esté enamorado del proyecto.

A nivel personal mi objetivo es perseguir la satisfacción profesional y vivir momentos de todo tipo junto a los que me rodean. Me encanta viajar, hacer snowboarding y otros deportes, tomar unas cervezas con mis amigos y ver crecer a mi familia, aunque de momento no por mi parte haha. Yo ya estoy entretenido con mi gato Kiwi.

Algo que nunca ha cambiado en mi es el inconformismo, a veces a un nivel obsesivo de querer rediseñar o reinventar todo lo que veo imperfecto. Esto me llevó a que, tras un par de proyectos patentables, detectara una gran falla en el mundo del recruiting: No tiene ningún sentido presentarnos a través de un CV si la información que realmente importa es la expuesta en las famosas <primeras entrevistas>, estas entrevistas que siempre se hacen para que las empresas conozcan bien a las personas, quienes repiten prácticamente lo mismo en cada ocasión. Un drama.

Y de aquí nació Opground, el primer sistema basado en IA que replica entrevistas virtuales realizadas con nuestro chatbot para conectar empresas y emprendedores con los perfiles tecnológicos más adecuados, de la misma manera que lo hacen las personas, pero en menos de cinco minutos. Nadie pierde el tiempo.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

Hace poco mi madre me contó que cuando era pequeño, a la típica pregunta de <¿qué quieres ser de mayor?>, mi respuesta era: <Quiero ser jefe y ganar mucho dinero>… Es algo que me hizo gracia conocer, y creo que en parte define mis ganas de no ir por el camino fácil, aunque la realidad es que supongo que no pensaba fundar una startup, porque, al menos en los inicios, mucho dinero no se gana hahaha. 

Solo se me daban bien los números. Siempre me ha dado muchísima pereza estudiar y babeaba los libros por dormirme encima, era terrible, pero al cabo de unos años vi un mundo maravilloso en la ingeniería, veía las fábricas de coches y pensaba: ¡Yo quiero diseñar estas máquinas!

Mientras trabajaba en almacenes, de camarero o de monitor, estudié Ingeniería Mecánica y, sinceramente, lo volvería a hacer, pero no se si me ha servido de mucho más que para empezar a trabajar de ingeniero. Pierdes tanto tiempo estudiando cálculos eternos que sales a la calle a trabajar y no tienes ni idea de nada, y para los cálculos ya tienen excels o programas de hace años, ¡todo divino!

Así pues, ya casi con la carrera terminada y un proyecto en mis espaldas que abandoné por no encontrar el CTO adecuado, empecé en el mundo laboral como ingeniero. La verdad es que he pasado por empresas geniales que me han permitido aprender de grandes profesionales. 

Más adelante, trabajando en otra empresa y arrancando mi segundo proyecto, ya sabiendo el tiempo que requiere el buscar nuevas oportunidades, me di cuenta de que es fácil encontrar talento con unas habilidades determinadas, lo difícil es encontrar aquél que a la vez esté deseando trabajar en lo que uno ofrece, y con esto en la cabeza dejé el segundo proyecto con el propósito de que ni más profesionales ni empresas tengan que sacrificar más tanto tiempo para alcanzar sus objetivos laborales.

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Antes de dejar mi último empleo me empecé a “interesar” por posiciones de trabajo para realizar un estudio a varios recruiters y así descubrir hasta dónde tenía sentido automatizar los procesos. Me sentí un poco mal por hacerles perder el tiempo, pero pensé que mi compensación hacia ellos sería traer este producto al mercado.

El proceso inicial es dramático, estaba completamente solo ante el peligro, desarrollé prototipos, hice decenas de entrevistas con un enfoque muy específico para ver si con el recorrido de todas las respuestas validaba la solución o bien necesitaba ajustes. Nunca me enamoré de la solución, sino de querer resolver el problema.

Como apunte, por si algún lector se encuentra en esta situación, una de las cosas más duras anímicamente es encontrar socios que realmente no tienen las ganas o la energía que requiere emprender. Hay muchos “wanna be entrepreneur” que solo te hacen perder el tiempo. Es crucial detectarlo rápido, pasar página y seguir adelante.

Finalmente, tras meses moviéndome solo, di con Marcel y Jordi. No tengo palabras para describir lo que es este equipo. Solo puedo decir que antes de llegar a facturar íbamos a cerrar la empresa en un mes y de ellos salió un: “Si la estrategia para este mes no funciona, podemos recuperarnos económicamente durante un tiempo y ya vendrá otro proyecto que arrancar. Este equipo no se acaba aquí”. Éste es el momento en el que te das cuenta de que el equipo es, sin duda, lo más importante… ¡Son increíbles! No estaría aquí sin ellos.

Cofundadores de Opground

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

Bueno, hay que decir que al ser una especie de marketplace no voy a contar nuestras estrategias debido a que nunca se para de crecer. Hemos probado todo lo que nos ha pasado por la cabeza sin miedo a fallar. No hay una acción que te trae el éxito, sino un conjunto de buenas acciones entre cientos de fracasos.

Cuando empezamos a crecer de verdad fue el momento en el que, tras probar métodos de viejas startups y estrategias de libros, decidimos olvidarnos de todo lo leído y empezar a pensar más allá. No podíamos ser una startup que seguía a otras, nunca podremos llegar lejos siguiendo patrones utilizados, nuestro objetivo es que en un futuro, cuando podamos contarlo todo, seamos nosotros los referentes. No es fácil, hay muchas horas de pensar y debatir detrás. Y de momento resulta ser una gran inversión de tiempo.

Lo único que puedo decir es que hemos sido capaces de encontrar una estrategia que nos permite crecer sincronizadamente entre demanda y oferta, y esto ha cambiado la dinámica de la plataforma.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Lo primero de todo, considerando que abandoné mi primer proyecto por no encontrar socios, lo que siempre me quedó como una espinita es que, si tienes un proyecto y quieres verlo en el mercado, dalo todo al 100% o no te molestes en mover un dedo.

Por otro lado, también he aprendido que el tiempo es lo más importante en la vida, y no merece la pena vivir deseando el viernes y lamentándose el lunes. Si estás en un trabajo que no te motiva, no sigas perdiendo el tiempo, muévete.

Y finalmente, esto lo he aprendido desde que iniciamos Opgorund: céntrate en disfrutar y ser feliz, no en conseguir y obtener. El camino se disfruta mucho más, y aunque no sé cómo seguirá, yo hace ya mucho tiempo que sé que lo que estamos haciendo vale de sobra todo por lo que he pasado.

Y que no se malinterprete: disfrutar y ser feliz no quita que el foco, la constancia y la ambición LO ES TODO.

Eduard recogiendo el premio a la startup más innovadora del sector talent de 2021 por BNEW.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Como herramienta esencial para encontrar socios tecnológicos y/o empleados, Opground, por supuesto (hehe). Para la gestión de todas las ideas y la priorización de todas las funcionalidades, el uso de Trello fué super importante. Es una app muy simple pero esencial para el correcto desarrollo y seguimiento de los productos. Y para las comunicaciones recomiendo Slack.

En relación a libros, no quiero terminar sin recomendar el libro que, volviendo de un viaje a Vietnam, hizo que antes de aterrizar decidiera abandonar el trabajo al volver de vacaciones. Este libro se llama Emprender y liderar una startup de Ben Horowitz. 

A parte de este libro, para cuando estás empezando también recomiendo Hot Seat – The Startup CEO Handbook de Dan Shapiro, y para aprender sobre ventas y negociaciones, Rompe la barrera del no de Chris Voss.

Para terminar, lo que más recomiendo por mi experiencia es escuchar y ser transparente. Escucha a tus socios, empleados y mentores, son las personas que están en la misma lucha que tú y con quienes puedes ser capaz de ir constantemente a mejor por muchos obstáculos que encuentres. Y a esto hay que añadirle el ser transparente. Es muy importante ser transparente y mantener al equipo informado de todo. Desde los inicios creo que ha sido esencial compartir siempre las actualizaciones de la tecnología con el equipo de operaciones, y las operaciones y el negocio con la tecnología. Nos ha permitido que todos los miembros de Opground tengan una visión totalmente transversal que les ayuda a entender y tomar las decisiones sobre priorización e intereses de una manera más fluida y acertada.

Equipo de Opground

Así pues, en resumen, a parte de todos los miedos y golpes que se reciben por el camino, en mi vida no había tenido tanta satisfacción personal. Recomiendo a todos los que quieran emprender a enfrentarse a los miedos y luchar por sus sueños. Lo peor que puede pasar es empezar de cero económicamente, pero con un máster en las espaldas que ni en las mejores universidades del mundo.

Y antes de terminar, quería felicitaros al equipo de Fundadores por esta gran labor que hacéis. Creo que las historias de otros emprendedores es una de las cosas más interesantes que leer, y estáis haciendo un muy buen trabajo dando voz a grandes profesionales.

Muchas gracias Jordi, ¡ha sido un placer compartir mi historia con vosotros! 🙂

Gracias por leer esta entrevista sobre como Eduard Teixidó nos cuenta su historia creando Opground. Os dejo más entrevistas aquí debajo para que podáis seguir aprendiendo.