Seleccionar página
Ignacio Ducay, Cofundador Young Wild Hunters: Productora, Agencia de marketing y marketplace orientado al sector primario
Jordi Beltrán

Subscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna nueva entrevista y recibir aprendizajes exclusivos para subscriptores cada domingo.

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora

 

Buenas tardes Jordi y Fundadores, es un auténtico placer poder estar aquí escribiendo para contaros un poco más sobre mí y sobre nuestra empresa.

Soy Ignacio Ducay Ferré, tengo 26 años y aunque soy alicantino de nacimiento, siempre y desde que tengo uso de razón, he vivido en Madrid, pero soy de los que no olvida nunca de dónde son sus raíces. 

Soy el hermano pequeño de cuatro hermanos (tres chicos y una chica) los cuales han hecho sin duda sea como soy hoy día y me ayudan constantemente a creer en que soy capaz de conseguir lo que me proponga. 

Estudié en el colegio Nuestra señora del recuerdo y posteriormente administración y dirección de empresas en la universidad Francisco de Vitoria. 

Terminé la universidad formando la que actualmente sigue siendo mi empresa: Young Wild Hunters, la cual tiene ya cinco años de edad.

Soy un chico bastante extrovertido, nervioso y activo, de hecho creo que por eso acabé haciendo lo que hago. Me encanta viajar, conocer el mundo, culturas.. pero sobre todo las personas. 

Me encanta conocer y compartir opiniones con las personas que este maravilloso mundo me pone por delante. 

En cuanto a mis aficiones, podría decir que disfruto probando y practicando todo tipo de deportes, me encanta esa sensación de cansancio y controlar tu mente para siempre ir un poco más allá. 

Mis deportes favoritos son:  padel, tenis, fútbol, surf.. aunque siento una enorme debilidad y pasión por la naturaleza y la caza.

Un grupo de personas frente a una mesa con una computadora

Descripción generada automáticamente

Young Wild Hunters es una productora audiovisual y agencia de marketing dedicada a mejorar la comunicación, imagen, y experiencia de sus clientes por medio de nuestros productos y servicios

Hemos dado con tres problemas a los que Young Wild Hunters pone solución:

  1. La caza no sabe comunicar su verdadera esencia, genera rechazo en la sociedad. 

Productora audiovisual: Por medio de nuestros documentales que vendemos al rededor de las TV de caza del mundo como en España, Portugal, Alemania, Italia y Canadá transmitimos la realidad de la caza y los argumentos por los cuales se defiende. Además utilizamos dichos docuemtales para vincular a las marcas del sector que necesitan de ese mensaje para seguir creciendo y potenciando el su empresa por medio del product placement)

  1. La taxidermia: 

Arte de inmortalizar y naturalizar los trofeos de caza. La taxidermia no se ha digitalizado, se lleva haciendo igual desde hace siglos, nosotros hemos creado tablillas de madera con pantallas incorporadas en dónde poder incluir fotos y videos de los dias de caza, dandole un sentido al por que de colgar animales en nuestras paredes. Al tener tienda también ofrecemos productos con las marcas que trabajamos y poniendolo a disposición de los cazadores en nuestro marketplace. 

  1. Las empresas del sector primario no han experimentado una transformación digital y no saben comunicarse ni poner en valor sus productos y servicios. 

Como agencia de marketing ayudamos a las empresas a tranformarse digitalmente, a comunicarse y a realizar estrategias de marketing para potenciar su crecimiento.

Bullet points:

Nuestra sede se encuentra en la mejor aceleradora de Startups de España en Lanzadera, Valencia

A día de hoy somos 12 personas en la empresa.

Más de 100 producciones audiovisuales avalan nuestros servicios.

Presencia televisiva internacional en más de 5 paises.

Somos la primera productora Española en emitir sus documentales outdoor en EEUU y la segunda europea.

El año 2021 cerramos nuestra primera ronda de inversión en fase pre seed por un valor de 250k.

En lo que llevamos de año 2022 y a falta del Q4, hemos aumentado un 300% la facturación del año pasado.

En diciembre 2022 abrimos nuestra próxima ronda.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

Desde que era pequeño quise buscar un trabajo que tuviera que ver o tuviera relación con el sector agrícola o cinegético. 

Por eso decidí estudiar un grado que me permitiera tener un conocimiento global del mundo de la empresa y a partir de ahí, ya especializarme en lo que realmente me gustaba. 

La verdad que aquí entró en juego una toma de decisión bastante importante que sin duda cambió mi vida. Tras la selectividad, me puse a buscar plazas para entrar en las universidades más conocidas, ICADE, CUNEF o el CEU, pero mientras hacía las pruebas de acceso y miraba a mi alrededor sentí la misma sensación de estar en mi clase, como si siguiese en el colegio. 

En ese momento pensé en que quería salirme un poco de la burbuja de Madrid y ver las cosas desde otra perspectiva, conocer gente nueva y sobre todo salir de mi zona de confort. 

Aquí surgió el nombre de la Universidad Francisco de Vitoria, que aunque no tenía mucho nombre y prestigio, se comentaba que la docencia era increíble, había que probar. Aquí entra en juego mi coste de oportunidad: 

Preferí ir a una universidad dónde sabía que iba a poder aprovechar y exprimir mucho más a los profesores y a la universidad en sí e incluso destacar sobre el resto, que simplemente tener el nombre de la universidad en mi CV y ser un alumno más del montón con notas mediocres, por eso, mi decisión final fue embarcarme a estudiar administración y dirección de empresas y seguír esa línea de hacer las cosas desde otra perspectiva.

En tercero de carrera tuve la opción de irme de Erasmus, la idea era elegir un destino en donde pudiera perfeccionar y practicar el inglés y sobre todo, adquirir esos conceptos y tecnicismos empresariales en inglés. 

Dublín fue el destino elegido, además, me hacía mucha ilusión puesto que de pequeño fui a campamentos de verano en pequeños pueblos cerca de la capital y no se porque, pero supe que algún día volvería. 

Me fui un semestre, desde septiembre hasta febrero. Dicen que erasmus es “un pinta y colorea” pues… el mío fue casi un máster, si os digo la verdad.. ¡No he estudiado más en mi vida! Abría y cerraba las bibliotecas.. 

Creo que eso también hizo en mí, esforzarme mucho más y darme cuenta que aunque a priori fuera imposible sacar ocho asignaturas totalmente en inglés y con una exigencia totalmente distinta, todo con esfuerzo y trabajo finalmente se consigue. 

En los pocos ratos que tenía o cuando se me hacían “bola” los temas, decidí invertir esos descansos en despejar mi mente viendo fotos del campo y de la naturaleza y compartir mis experiencias en instagram. 

Tenía que crear un perfil y ponerle un nombre, tenía que ser de temática caza y que tuviera gancho y entonces se me ocurrió: << La voy a llamar Young Wild Hunters >>

Imagen que contiene animal

Descripción generada automáticamente

Empecé a subir videos y fotos que tenía en mi móvil de mis pequeñas aventuras y anécdotas en el campo, no eran de mucha calidad pero valía y… sorprendentemente a la gente le gustaba. 

De pronto, empezaba a subir mucho de seguidores y eso alimentaba más mis ganas de subir más y más contenido, pero al estar en Dublin, me quedaba sin contenido y me dificultaba el tener una continuidad. 

Cuando termine mi programa de Erasmus y con el comienzo del segundo cuatrimestre de la universidad, necesitaba buscar prácticas en una empresa para conseguir créditos que tenía que acreditar antes de terminar el tercer año.  

Me metí en la bolsa de empleo de la universidad y apliqué a diversas empresas para trabajar, sobre todo al área de marketing y finanzas. 

Tras una semana, me llegó una solicitud de una empresa “Freebox” una agencia de comunicación y de marketing, los cuales necesitaban a un community manager. En esa entrevista hubo también un coste de oportunidad bastante importante que cambió mi vida, puesto que tras varios minutos de conversación, el CEO de la compañía Nacho, me dijo lo siguiente en la entrevista:

“Creo Ignacio que tienes mucho más que aportar. Creo que estar aquí solo como community manager no te va a hacer crecer como empresario, por eso, quiero comentarte que tenemos una vacante para uno de nuestros clientes, la empresa se llama Alès Group, una empresa con sede en Francia y con una filial en España que se dedica a la venta de cosméticos de origen vegetal. Necesitan un becario para el departamento financiero y creo que cumples al cien por cien con el perfil que buscan, si quieres yo te puedo ayudar y hacerte el ochenta por ciento de la entrevista”

En ese momento me quedé bloqueado porque no sabía francés, no sabía cuál iba a ser mi rol y cuál iba a ser mi nivel de implicación, yo había ido a una entrevista para community manager y de pronto surgió una oportunidad y tenía que salir lo mejor parado. Es entonces cuando ahí le planteé la siguiente cuestión a Nacho:  

“Mira Nacho agradezco enormemente tu propuesta, pero tampoco tengo mucha idea de francés y no quiero dejarte mal con tu cliente. Además, si es la típica empresa en la que voy a estar sin hacer nada,  prefiero estar aquí con vosotros, lo que no quiero es acabar abriendo y leyendo todos los días  las noticias para hacer que el  tiempo pase más rápido, para eso prefiero quedarme con vosotros.”

Su respuesta fué definitiva:

“Ignacio con esa respuesta me has dicho todo. Lo primero decirte que me fastidia porque preferiría que estuvieras y te quedaras con nosotros, pero sé que esta empresa te va ayudar a crecer mucho más que con nosotros. Lo segundo, no te preocupes por el francés el puesto es aquí en España y no necesitan que seas bilingüe”

Finalmente acepté el trabajo y empecé a trabajar como becario en el departamento financiero de Alès Group, mientras tanto yo seguía cuidando y subiendo contenido a mi cuenta de Instagram. Había que regar esa cuenta todos todos los días con contenido.

Tras ocho meses de becario, seguía creciendo y formándome dentro del mundo de la empresa y a la par, yo iba avanzando y creciendo con Young Wild Hunters, hasta que de pronto, en un día de caza se nos ocurrió a Gonzalo y a mí una idea que podía convertirse en un negocio dentro de Young Wild Hunters. 

De nuevo se me presentó un coste de oportunidad, estaba muy contento en mi empresa y me hicieron una propuesta para hacerme fijo pero, por la otra parte, tenía la posibilidad de intentar sacar Young WIld Hunters y hacerla empresa. Comodidad y seguridad vs Riesgo e Inestabilidad. Y aunque tardé casi una semana en tomar una decisión, realmente e interiormente lo tenía claro, yo he nacido para estar moviendome y haciendo cosas, sabía que tenía mucho más que dar y realmente la decisión de quedarme en Alès Groupe hubiera sido como haber estudiado en las universidades que va todo el mundo o haberme quedado en Freebox en vez de aceptar ir a Alès. Asique tome la decisión y decidí arriesgar todo por intentar sacar un sueño y una ilusión con mi mejor amigo adelante.. 

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Empezamos a pintar con papel y lápiz lo que nosotros nos imaginamos cómo debería ser el producto. Necesitábamos madera y una pantalla, algo que a priori puede parecer simple de encontrar, pero tenía su complejidad. Empezamos por lo difícil, la pantalla. Fuimos a visitar a un amigo de toda la vida, Pedro Martín, quien nos ayudó, gracias a su departamento de diseño y prototipado, a ver la viabilidad de lo que queríamos hacer. Aparentemente iba a ser sencillo, tenía sentido y el proyecto digámoslo así “Le molaba” 

Necesitábamos conseguir una carcasa para que la pantalla fuera protegida y pudiera acoplarse mejor a la madera. 

Dicha empresa tenía muchos contactos en china puesto que se encargan de hacer merchandising para empresas, les pedimos que nos pusieran en contacto con alguien que pudiera fabricar pantallas y nos mandaron un contacto en Shenzhen. 

Empezamos a hablar y a discutir las características de los productos con Nina, la responsable de nuestra consulta/petición. 

Me acuerdo que por aquella época tenía que quedarme hasta muy tarde para poder hablar con ella por la diferencia horaria y preguntarla doscientas veces para que repitiera lo que me decía, porque no entendía su acento inglés. 

Finalmente y tras muchas conversaciones y envíos fallidos de pantallas que no nos valían con las características que necesitábamos, nos mandaron la pantalla definitiva.

Es entonces cuando el departamento de diseño creó y dibujó el prototipo y al fin pudimos crear un molde en 3D de la carcasa. La adaptamos y fuimos a la mejor maderera de taxidermia de todo España para buscar el último elemento que nos quedaba para hacer que la Wildscreen fuera real, la madera. 

Maderas taxidermia era la empresa que nos iba a ayudar, conseguimos que David, mediante láser hiciera el cajeado en la madera de forma milimétrica y así poder encajar la madera y la carcasa de la mejor forma posible. 

Este proceso de desarrollo de pantallas y madera duró desde Noviembre hasta Marzo. 

El mismo día que recibimos la madera para adaptar la pantalla, estábamos a menos de catorce horas de la feria de caza en dónde habíamos comprado un stand para presentar y validar dicho producto. 

El problema apareció cuando intentamos juntar por primera vez la pantalla junto a la madera y por milímetros, no encajaba, y ahí nos tenías a Gonzalo y a mí de madrugada, limando con cuchillos las maderas para reducir el grosor y no morir de un infarto porque.. 

Al día siguiente teníamos la feria, éramos expositores y presentábamos el producto.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

La verdad que ha habido muchas estrategias y sobretodo muchas acciones de prueba y error, creo que lo que más nos ha funcionado en los dos primeros años de vida como empresa, más allá de estrategias que no las teníamos por falta de experiencia y de personal, fue la constancia, el esfuerzo y el trabajo, la clave era  “No parar, seguir estando en la mente de la gente”. Que la gente de nuestro alrededor viera que estábamos dispuestos a todo para sacar el proyecto adelante. 

Un hombre con traje formal caminando por la calle

Descripción generada automáticamente

Es entonces cuando entra en escena Lanzadera, debido a la pandemia decidimos aplicar y presentar nuestro proyecto, tras muchas entrevistas y después de pasar un filtro de tres mil start ups conseguimos entrar y nuestro negocio comenzó su transformación.

Es entonces cuando empezamos a aplicar las distintas estrategias que empezamos a aprender y estudiar aquí dentro como el modelo de calidad total de Mercadona, los cinco elementos que entran en juego dentro de una empresa: el Jefe, el trabajador, el proveedor, la sociedad y el capital. 

Este modelo lo que consigue es desengranar todos los principales elementos que tiene una empresa y cómo debe de ser la forma de tratar y de analizar cada uno, a la vez que buscas una relación/conexión entre ellos. 

Lo bueno de este modelo que funciona, es que no necesariamente tienes que seguirlo al pie de la letra sino que debes de adaptarlo en función de tus necesidades, carencias o problemas. Adáptalo a tu negocio.

Por otro lado, otra gran estrategia que hemos aprendido y que hemos aplicado y que ha funcionado, es la estrategia Inbound marketing, cómo convertir a los “posibles clientes” en “clientes” sin ser demasiado agresivos y directos. 

Esta estrategia lo que intenta es aumentar las ventas a través del uso del contenido en tus diferentes plataformas o RRSS. 

Los posibles clientes “prospectos” tienen que pasar por tus diversas RRSS y van recibiendo diferentes impactos no abusivos ni directos, solamente contenido de valor o visual que consuma, esto lo que acaba generando es que el prospecto sin quererlo se acaba convirtiendo en cliente porque pasa a formar parte de la filosofía de la empresa, ve el valor que hay detrás de todos tus productos, puesto que la información que ha recibido no ha sido agresiva ni directa.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Espectacular cuestión, creo que esta clase de preguntas son las que ayudan de verdad a la gente.

  1. Paciencia: Paciencia para todo, si crees que las cosas pasan ya e inmediantamente viviras en una constante frustración. Ya sabes lo que dicen “Las cosas del palacio van despacio”
  1.  Dar/pedir/exigir: 

Para que las cosas sucedan hay que dar el primer paso.

Crear un vínculo de confianza con las personas en dónde, en una primera etapa, siempre confiaremos y ofreceremos nuestros servicios y productos al cien por cien, poniendo en valor nuestra forma de trabajar.

Una vez creamos ese primer vínculo de confianza habiendo invertido todo nuestro esfuerzo, tiempo y trabajo en hacer que las relaciones se consoliden, es cuando nos sentimos confiados para llevar esa relación al siguiente nivel.

Son muchas las ocasiones que incluso sin ni siquiera exigir, recibimos. El involucrarse en hacer proyectos, sin esperar nada a cambio, simplemente por querer aportar o darnos a conocer, resulta sorprendentemente exitoso y acaba convirtiéndose en un atrayente.

3. Nadie nace sabiendo

Aunque soy muy exquisito a la hora de hacer mi  trabajo e intento no equivocarme, la falta de experiencia es algo que si o si me conduce a cometer errores. Sin embargo, es algo que utilizo para aprender e ir con mucho más cuidado. Además soy de la filosofía de que para aprender hace falta fallar y que nadie nace sabiendo.

4. El tiempo es limitado

Si hay algo que he aprendido y que pongo en valor es el tiempo, soy de los

que cree y trabaja en la eficiencia, eficacia y rapidez. Esto genera una consolidación

mucho más grande y sólida en las relaciones con los clientes. A nosotros

mismos nos pasa, cuando contratamos los servicios de una empresa, necesitamos

las cosas lo antes posible para poder continuar con el trabajo. Al ser una necesidad

que nosotros vemos, le damos valor y la hemos implementado dentro de nuestra

empresa. 

Eficiencia – Eficacia – Rapidez.

5. La empresa es una cadena de montaje 

Creo y apuesta por una comunicación constante y directa entre todos los departamentos. 

Aunque muchos de los departamentos tienen sus propios grupos de comunicación, toda decisión o acción final, se comunica en un grupo en conjunto, de ese modo conseguimos cometer menos errores, generar más ideas y promover una involucración mucho más grande en cada proyecto. 

Se que si un departamento no hace su trabajo, el resto no puede continuar, lo que genera una cultura de compromiso con la empresa mucho mayor.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Personalmente recomiendo las siguientes herramientas:

Hubspot: una herramienta que te ayuda a vender, comunicar y hacer marketing demanera impecable. Tiene un montón de acciones dentro para ordenar y esquematizar todo y sobre todo una parte de medición y análisis para que aprendas que es lo que funciona y no. Workflows, pipelines..

Canva: Como agencia de marketing y para vender nuestros servicios, canva nos ayuda a realizar esas presentaciones, claras, concisas y visualmente atractivas.

En cuanto al libro les diría que se lean el caso de Mercadona, aprenderán mucho de lo que les he mencionado anteriormente del modelo de calidad total.

Un consejo de emprendedor a emprendedor: 

Niño con la boca abierta

Descripción generada automáticamente con confianza media

SOLO AQUELLOS QUE SUEÑAN PUEDEN VOLAR: confía y cree en tu proyecto. 

Cuanto más te esfuerces y más trabajes para tí, antes te darás cuenta de que el tiempo invertido no importa y más cuando lo inviertes en algo que estás construyendo tú. 

Pero sobre todo y por encima de todo, cree en que el proyecto saldrá adelante o vas a por todas o te quedarás por el camino. 

Desde que Young Wild Hunters nació como una simple idea alocada entre dos

amigos, nunca hemos dejado de soñar en dar ese paso que nadie más es capaz de

dar. 

Quizá sea por miedo al fracaso o que no creen que pueda llegar a suceder, pero

para nosotros es totalmente al revés. 

Cuanto más imposible es el sueño, más nos gusta afrontarlo y llevarlo a la realidad. 

No os vamos a mentir, estamos un poco locos, pero somos de la filosofía que para hacer que las cosas pasen hay que querer

que pasen y eso es algo que siempre intentaremos hacer. Lo llevamos en la sangre.

LAS  PEQUEÑAS COSAS QUE MARCAN LA DIFERENCIA: Haz que las pequeñas cosas no sean pequeñas. Cuida y lima cada packaging, cada conversación, cuida amigos, invita a cafés… haz que esas pequeñas cosas realmente no lo sean.

Young Wild Hunters vive y refleja su pasión por lo que hace en todas sus acciones gracias a la inspiración que nos brinda la naturaleza y las personas con las que trabajamos. 

Es por eso que siempre tenemos en cuenta hasta el más mínimo detalle. 

Para nosotros las pequeñas cosas como un amanecer, una pluma, hojas o una simple conversación, nos llena y nos hace crecer como personas. 

Eso es algo que nos hace completamente distintos al resto de empresas similares del sector.

Gracias por leer esta entrevista sobre como Ignacio Ducay nos cuenta su historia creando Young Wild Hunters. Os dejo más entrevistas aquí debajo para que podáis seguir aprendiendo.