Seleccionar página
Marc Pérez, fundador de Silt: Verificación de usuarios sin necesidad de foto
Jordi Beltrán

Subscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna nueva entrevista y recibir aprendizajes exclusivos para subscriptores cada domingo.

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

Hola a todos, soy Marc y actualmente soy fundador de Silt.

Toda mi vida he tenido problemas por aceptar lo que «venía de serie» en la vida, ya sea trabajar en oficina, de lunes a viernes, estudiar etc. Creo que por ello me gusta llevar la contraria y romper con el status quo constantemente.

Tengo muchas aficiones, desde deportes, música, cine, tecnología… Nunca he sido muy muy bueno en ninguna de ellas, pero donde creo que cumplo más con mis expectativas es donde puedo aplicar un poco de todo, y por eso, me gusta emprender. 

Montamos Silt para tener HOY la vida que queríamos tener.

Crear algo que nos emociona, con nuestra visión, formar una familia de trabajadores que la compartieran y arreglando algunas cosas que tiene el mundo laboral, ofreciendo trabajo en remoto, 4 días a la semana e infinitas vacaciones.

¿Alguna vez has tenido que hacer fotos de tus documentos de identidad o entregarlos a alguien para alquilar un coche, abrir una cuenta bancaria, pedir un préstamo, una compañía telefónica, alquilar un apartamento o hotel…? ¿Sabes cómo guardan las empresas que te los piden? 

Silt es una identidad digital que ahorra a los usuarios tener que hacer fotos de documentos cada vez que una empresa se lo pide. Hacemos los procesos de onboarding automáticos y en tiempo real procesando las fotos de los documentos la primera vez para verificar que alguien es quien dice ser.

Posteriormente creamos una identidad digital al usuario con estas fotos para que pueda ahorrar hacerlas en futuras verificaciones. De esta forma, mejoramos el ratio de conversión de usuario de la empresa (pierden hasta un 60% de usuarios por pedir fotos), reducimos los tiempos de registro de un usuario (pueden tardar semanas) y reducimos los costes y errores ya que no hay personal contratado que mira manualmente cada documento de cada usuario nuevo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

Estudié ingeniería informática e ingeniería en sistemas audiovisuales (telecos de toda la vida).

Me sirvió para conocer a gente maravillosa que me ha permitido trabajar con ellos, descubrir cosas a partir de su influencia, conocer a más gente para contratar o lanzar productos con sus conocimientos.

Me sirvió para ser autosuficiente, a buscarme un poco la vida y empezar a tener responsabilidades.

No me sirvió tanto a nivel de conocimientos o hard skills, ya que estas creo que se aprenden por tu cuenta, creando y trabajando. También estudié un MBA online, y un par de cursos de emprendimiento de unos pocos meses.

Desde los 13 años trabajé en diferentes cosas cada verano, desde a organizar currículums para la empresa de mi padre, montar ordenadores o hacer webs para conocidos.

Antes de empezar la universidad entré en Roche Diagnostics, una gran corporación. Pese a que las condiciones y políticas eran buenas, me aburrí enormemente y lo dejé 3 meses después.

Como sabía que quería montar lo mio, pensé que podría aprender más trabajando en startups, y desde entonces he trabajado en 5: Billage (exit en 2022), d’Anchiano, 21Buttons, Finamatic, Verse (exit 2022). 

Entre medio intenté lanzar 3 proyectos que no tuvieron éxito, hasta que, en 2019, dejé Verse para lanzar alguna de mis ideas en mi lista.

Trabajando en Verse, teníamos que verificar usuarios eran quienes decían ser. Analizando el mercado, no nos gustó ninguna solución que lo hiciera automático, ya que eran muy caras, generaban mucha fricción y frustración al usuario, y las empresas tenían problema perdiendo usuarios y gestionando la privacidad de sus usuarios.

Lanzamos Silt intentando resolver estos problemas, y pensamos que la mejor verificación posible era una que no pidiera fotos de documentos cada vez.

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Cojí mi libreta, me senté delante una montaña en los Alpes y me puse a analizar todas las ideas. Empecé planteando problemas en cada industria, analizando Jobs to be Done de los usuarios, y planteando preguntas que podría hacer a clientes y usuarios de cada proyecto.

De las ideas que tenía fui descartando a partir de esta información hasta quedarme con Silt, la más ambiciosa que resolvía un problema más grande y más urgente. Teniendo toda la información y despues de hablar con muchos clientes, y cuando digo hablar, digo entrevistas cualitativas de una hora, no formularios cuantitativos, pude definir mejor el producto y sus requerimientos.

Un producto que resolviera los pains que había validado que existían, y otros que había descubierto en las conversaciones. A partir de aquí desarrollé un MVP, y busqué socios que me ayudaran a lanzar el producto y conseguir clientes sin necesidad de levantar una inversión.

Siendo un producto técnico como el que era, convencí a dos amigos con los que había trabajado previamente (ambos técnicos): Gabriel Oliveira para la parte de AI, y Jairo Vadillo para la parte de Backend.

Juntos conseguimos lo que nos planteamos: lanzar el producto y conseguir el primer cliente.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

Empezamos consiguiendo clientes pequeños que hicieran menos de 50 verificaciones al mes. Estos venían de analizar empresas y prospectarles a puerta fría.

Con ellos aprendimos mucho, viendo los problemas de las industrias y lo que necesitaban realmente los clientes. Seguimos con esta estrategia adquiriendo clientes cada vez más grandes.

Ahora cerramos clientes de más de 10k usuarios verifiados al mes. 

Al principio nos costó cerrar clientes, ya que ellos tenían que confiar en nosotros una parte tan delicada como es el onboarding, y no podíamos demostrar que teníamos muchos clientes y que no habría ningún problema.

Hizo falta mucha paciencia, resolver muy bien el problema con un gran producto, una comunicación muy personal y directa que transmitiera confianza y a veces al principio haciendo desarrollos adhoc que permitieran cerrar un gran cliente. Este último punto puede ser conflictivo con muchos libros que te dirán que no es escalable.

Nosotros creemos que todo lo que aporte valor al cliente, en la fase inicial, hay que hacerlo aunque no sea escalable, ya que es crucial validar modelo de negocio y conseguir clientes para aprender con ellos.

Recientemente, empezamos a ser más agresivos en el crecimiento. Para ello, fichamos a 2 personas de ventas (SDR y BDR-Account Executive), lanzamos campañas de SEM, creamos un blog, PR y posts de LinkedIn, y ahora estamos lanzando tambien el «self service», para que un cliente llegue a la web y pueda integrarse y empezar a verificar sin hablar con nadie y en un día.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Emprender es un trabajo donde hace falta saber aplicar muy bien la relatividad, tanto en lo bueno como en lo malo, y que hay que buscar el bienestar personal para el bienestar de la empresa, y no esperar que suceda el segundo antes que el primero. 

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

A nivel de herramientas (más allá de ofimática y otras básica), podría recomendar mail tracker, TickTick, Jira, y un CRM tipo Pipedrive, a parte de Silt, claro 😉

De libros, a parte de los típicos, a mi me gustó mucho “When coffee and kale compete”, donde explica muy bien los “Jobs to be Done”, la base de todo negocio (y solución al primer problema por el que fracasan las startups) y “The great CEO within”, libro muy aplicado con una recopilación de soluciones y modus operandi muy útiles sobretodo en fase posterior a lanzar el producto.

Respondiendo a qué estratégias me han ido bien, creo que mantener la calma en situaciones de crisis para poder actuar racionalmente, y confiar 100% en el equipo (o fichar equipo en el que puedas confiar).

Pero sobre todo, aplicar relatividad para mí es lo más importante para sobrevivir en la jungla del emprendimiento. Cuando miras hacia atrás, los problemas de antaño te parecerán irrisorios, así que mira de dramatizar mucho y aplica soluciones pragmáticas que te permitan seguir adelante.

Gracias por leer esta entrevista sobre como Marco Pérez  nos cuenta su historia creando Silt. Os dejo más entrevistas aquí debajo para que podáis seguir aprendiendo.