Seleccionar página
Pablo Marquez, cofundador Ryde: Marketplace centrado en el sector hípico
Jordi Beltrán

Subscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna nueva entrevista y recibir aprendizajes exclusivos para subscriptores cada domingo.

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

Hola Jordi, encantado de saludarte y de compartir con toda la comunidad de emprendedores mi historia. Además, quiero dar las gracias a Ufounders por conseguirnos esta entrevista.

Mi nombre es Pablo Márquez y soy co-fundador y CEO de Ryde, un marketplace centrado en el sector hípico, con una misión muy clara, ser la plataforma global del mundo ecuestre, conectando tiendas, servicios, fabricantes, marcas y consumidores. 

RYDE pretende conectar a los clientes de todo el mundo con artículos de más de 20 países y más de cientos de las mejores marcas ecuestres, boutiques y grandes tiendas, ofreciendo una experiencia de compra realmente única y acceso a la más amplia selección de moda ecuestre en una sola plataforma. 

Actualmente compagino mi faceta de emprendedor con mi afición por los caballos. Tengo la suerte de poder emprender dentro de un sector que me apasiona, antes de trabajar en el lado de la empresa, me dediqué durante muchos años a competir en la disciplina ecuestre de salto de obstáculos. Llevo vinculado toda mi vida al mundo hípico y eso me ha permitido conocer desde dentro la industria ecuestre.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

La mía es una historia curiosa, no es la primera vez que emprendo, pero me ha tocado sufrir el lado amargo de los negocios, y no me refiero al fracaso, sino a que te traicionen, primero tus proveedores y después tu propio socio. 

En 2012 creé un nuevo modelo de competición para la disciplina de salto de obstáculos, un nuevo formato más televisivo y que ha su vez permitía cambiar el modelo de negocio que tenían entonces las competiciones hípicas. Acudí a un inversor no profesional que se convirtió en mi socio con el compromiso de financiar el proyecto, algo que nunca hizo, y que más tarde fue el desencadenante de todos los problemas

. Después de 4 años, conseguimos que la Federación Ecuestre Internacional diera luz verde para desarrollar el nuevo modelo, que tenía su principal mercado en Norteamérica ya que estábamos lanzando NEL (National Equestrian League), la “NFL” de la hípica. Investigamos en el mercado americano para encontrar un socio industrial, puesto que era más fácil que tratar de crear una estructura desde cero en USA.

Después de trasladarles todo nuestro know how, desarrollar acuerdos comerciales y de innumerables viajes por Estados Unidos y Canadá, nuestros socios industriales cansados de que el socio inversor diera largas y no pusiera el dinero, cogieron nuestro concepto y lo desarrollaron por su cuenta. Recuerdo una frase que me dijo uno de nuestros socios americanos: “Tened una cosa muy clara, aquí no tenéis amigos, esto es Estados Unidos y aquí la gente no se anda con juegos”… ¡qué razón tenía!. Obviamente nos tocó demandarlos, después de más de un año de proceso judicial, conseguimos cerrar un acuerdo de indemnización y, es justo en el momento de la firma del acuerdo de indemnización donde el socio inversor, que era mayoritario, me aparta de las conversaciones y me deja sin proyecto y sin indemnización.

Fue una decepción enorme y han sido unos años muy complicados, pero no vale de nada lamentarse. Había que mirar hacia adelante y eso es lo que hice, volver a emprender.

Es entonces cuando, analizando algunas ideas de negocio y aprovechando todos esos años de experiencia en el sector, surgió la idea de desarrollar un marketplace. Uno de los principales aprendizajes que tuve en el anterior proyecto es, que no se puede estar analizando y dando vueltas a tu idea de negocio mucho tiempo, hay que salir de inmediato al mercado, identificar las principales hipótesis y validarlas con clientes reales.

Hice un mockup de la plataforma y empecé a entrevistar a los dos segmentos de clientes de la plataforma, vendedores y compradores. Además, tuve la suerte en una de esas entrevistas de conocer a quien hoy es mi socio y co-fundador, Edouard Cerrito, persona clave en este proyecto. Esto fue a principios de junio y 4 meses después Ryde ya es una realidad.

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Empecé analizando y tratando de entender qué es un marketplace y cuáles son sus ventajas y desventajas. Analicé modelos de plataformas que pudieran tener conceptos aplicables a nuestro sector y fui dando forma a un modelo de negocio inicial que me sirviera como base. Soy un firme defensor de la filosofía Lean Startup y se ha convertido en nuestro modelo de pensar y trabajar. Por ello, lo primero que hice fue identificar cuáles eran las principales hipótesis y empezar a entrevistar potenciales clientes para tratar de validarlas. Les enseñaba el mockup y les hacía una entrevista bastante larga. Las entrevistas son clave, hay que formular las preguntas correctas y elegir bien a los entrevistados, no vale hacerlas a familiares o amigos. En esas entrevistas identificamos ciertos problemas que eran comunes en la mayoría de los clientes y empezamos a construir un MVP que tuviera las funcionalidades básicas para dar solución a esos problemas.

Uno de los problemas que identificamos en el lado de los usuarios es, que la experiencia de compra online en la mayoría de los ecommerce ecuestres es bastante mejorable, por ello, hemos desarrollado una alianza estratégica que nos permite gracias a los más de 3000 conductores con los que contamos, ofrecer diferentes tipos de envío según el código postal del vendedor y del comprador. Algo que también aporta mucho valor a los vendedores, ya que gracias a Ryde pueden potenciar su comercio local y realizar envíos en menos de dos horas a los clientes que se encuentren en su zona.

Una vez construido el MVP, hemos empezado la fase de onboarding de vendedores en la plataforma. Seleccionamos a las mejores tiendas y marcas ecuestres en función de su ubicación y las categorías de producto que queremos cubrir, con el objetivo de tener una oferta amplia y atractiva.

¿Qué estrategias vas a utilizar para empezar a hacer crecer el negocio?

Ahora se abre un período para empezar a validar el modelo, realizando las primeras transacciones y depurando posibles incidencias. Hemos establecido un plazo de dos a tres meses para testar el funcionamiento de todos los procesos y, a partir de ahí, automatizar las operaciones en línea con las tiendas adscritas. Esta automatización nos va a permitir acelerar la entrada de vendedores en la plataforma y poder tener presencia en otros países, que es donde verdaderamente está la industria ecuestre. Vamos a iniciar nuestra actividad en España, Portugal y Francia. La estrategia de crecimiento pasa por estar en aquellos países donde la industria ecuestre es un mercado muy importante, por ello, para nosotros es clave iniciar nuestra actividad en Francia y a partir de ahí entrar en otros países que son verdaderas potencias en el sector ecuestre, como Alemania, Holanda, Bélgica o Reino Unido. 

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

Son varias las lecciones que puedo extraer después de unos cuantos años, pero las principales son:

1) Es fundamental estar en continuo aprendizaje, cada día hay más competencia en cualquier ámbito de la vida. Si quieres ser relevante en lo que sea que hagas, no puedes dejar de formarte. De lo contrario, durarás poco.

2) No compararte con nadie ni con nada, cada persona o proyecto tienen unas circunstancias diferentes y tienen su propio ritmo. Lo importante es disfrutar del proceso.

3) Como emprendedor, hay que tener muy presente que el fracaso no es el fin, es parte del aprendizaje. Emprender es un camino duro, una montaña rusa, un día te va genial y al día siguiente lo ves todo negro. Por eso, no hay que enamorarse de tu idea, hay que saber cuál es problema que quieres resolver y buscar la solución, ello conlleva a veces equivocarse hasta que “das en el clavo”.

4) Si tienes una idea, no dejes que nadie te diga que es imposible, pero sal al mercado lo antes posible y valídala. 

5) Si emprender es duro, emprender solo lo es mucho más. Busca un socio que se complemente contigo, que aporte cosas que no tienes, pero que esté 100% comprometido y alineado contigo.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Recomiendo 3 libros que me han resultado muy útiles:

1. “El método Lean Startup” de Eric Ries. Creo que todo emprendedor debe leerlo y tener el concepto presente en su día a día.

2. “El pequeño libro que genera riqueza” de Pat Dorsey. No es un libro relacionado con el emprendimiento, pero te ayuda a entender porque unas empresas tienen éxito duradero y otras no. Me parece clave conocer las ventajas competitivas y los fosos económicos. 

3. “La buena suerte” de Alex Rovira y Fernando Trías de Bes. Es un libro que se lee en una tarde y explica la importancia de generar las circunstancias adecuadas para que sucedan las cosas.

Sobre herramientas, hace poco que estoy utilizando Notion https://www.notion.so y me parece muy útil para organizar, coordinar plazos, objetivos y tareas para mejorar la eficiencia y la productividad.

Como último consejo, comparto este post que vi hace tiempo y lo guardé para tenerlo presente siempre. Ese pequeño esfuerzo extra es el que marca la diferencia.