Seleccionar página
Plataforma de clases de baile online – Vivian Vera
Jordi Beltrán

Subscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna nueva entrevista y recibir aprendizajes exclusivos para subscriptores cada domingo.

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional 

Hola Jordi, encantada de estar aquí en Fundadores. 

Soy Vivian, (Vivi para los amigxs) bailarina y emprendedora. Hace un año y medio fundé mi primera startup llamada Rebaila, y ha sido uno de los mayores retos hasta el momento. 

Me encanta crear cosas y hacer que funcionen, pero sobre todo que sean rentables.

Con 23 años abrí mi primer negocio (mi escuela de baile soñada) junto a mi socio de vida David, y en 2021 decidí subir un peldaño más y lanzarme de cabeza al mundo de las startups.

Lo que más me gusta de mi trabajo es ver como el baile transforma a las personas y mejora sus vidas.

Necesito estar en constante búsqueda de novedades y no parar de mejorar en todos los sentidos. Mi lema es “renovarse o morir”.

¿A qué retos te enfrentaste cuando saliste al mundo laboral?

Siempre he sido muy activa y con mucha sed de prosperar en la vida, así que desde muy joven empecé a trabajar mientras estudiaba y entrenaba gimnasia rítmica.

Al acabar la universidad con 23 años monté mi primer negocio, la escuela de baile Dance Emotion en Barcelona, y desde entonces no he parado.

Estar en lugares o puestos de trabajo que no me llenaban ha sido uno de mis mayores retos, pero tuve que hacerlo para poder pagarme los estudios.

Sentía que me apagaba, soy una persona muy pasional y necesito tener un propósito claro para trabajar y vivir mi vida.

Eso me hizo darme cuenta de que mi ADN era 100% emprendedora.

A pesar de todo no me arrepiento de nada, creo que trabajar desde muy joven me ha dado una visión sobre metodologías, estructura, maneras de liderar…Soy muy curiosa y me gusta aprender de todo y de todos así que siempre he intentado absorber el máximo. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Pues en el caso de Rebaila fue una necesidad debido a la pandemia, aunque he de decir que se nos encendió la luz un tiempo antes de pandemia ya que empezamos a analizar cómo estaba el mercado online de clases de baile porque una pareja nos pidió unas clases de baile nupcial desde las Seychelles. 

Las hicimos y no fue lo que esperábamos, ya que las videollamadas tienen “lag” de audio y vídeo, sin contar la conexión a internet de ambas partes.

Esto también fue un problema durante la pandemia con las clases en streaming pero ¡no había más remedio! 

Finalmente nos decidimos por hacer algo con cara y ojos que realmente fuera útil para poder bailar desde casa.

Nos pusimos a investigar la competencia y nos fijamos que las escuelas de EEUU son la bomba mientras que en el mercado hispanohablante no había nada que se les acercara ni a la suela de los zapatos, y fue entonces que nos pusimos a investigar sobre cómo reproducir esa tecnología aplicada al baile. 

Queríamos un reproductor que facilitase el aprender a bailar desde casa (porque aprender de un vídeo plano es un poco complicado), y para ello lo teníamos que hacer bien, que las herramientas fueran realmente funcionales.

Tener 2 cámaras para ver la clase desde delante y detrás, activar la webcam para ponerte al lado del profesor mientras haces la clase o tener el contenido estructurado con capítulos es lo que rompe la barrera entre un “Youtube” y el reproductor de Rebaila.

No encontramos ninguna tecnología ya desarrollada que nos sirviera, así que nos embarcamos en hacerlo a medida con una empresa externa que nos lo estuvo desarrollando desde septiembre de 2020 hasta enero de 2021. 

Luego estaba la parte de producción y postproducción audiovisual, ¡menudo melonazo! 

En un primer momento queríamos alquilar todo el material y grabarlo con gente muy profesional en una semana intensiva.

Pero cuando nos pasaron el presupuesto casi nos desmayamos… Y decidimos aprovechar el Black Friday para comprar 2 cámaras, 4 focos y adaptar una de las salas de nuestra escuela física para ahorrarnos alquileres y costes extras.

La adaptación fue comprar 4 burras de ropa de wallapop, pintar 4 maderos y colocar el logo en uno de ellos gracias a unos amigos, porque David y yo somos inútiles totales para la bricomanía. ¡Y ya estaba listo! Plató de grabación casero listo para grabar cuando quisiéramos.

Esa ha sido una de las mejores decisiones que tomamos, nos permitió generar mucho contenido, libertad de movimiento y un ahorro de costes enorme.

Para el 11 de enero de 2021 ya teníamos listas las primeras 16 clases, la web en modo beta y lanzada una oferta a los 15-20 alumnos online que nos quedaban en Dance Emotion para que se pasaran a Rebaila. Fue todo un éxito y empezamos a facturar desde la primera semana.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

La verdad es que todavía estamos en la etapa de product market fit, por lo que no nos estamos centrando solo en crecimiento sino en ofrecer el producto que buscan nuestros Rebailarin@s. 

Podríamos decir que estamos afinando la fábrica de galletas para luego solo darle al botón de “multiplicar”. 

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

¡Muchos! Ya que hemos mordido el polvo unas cuantas veces. 

Quizás un consejo importante es no dejar de comprobar que las personas que te acompañan te sigan el ritmo y tener claro que cuando no lo siguen es necesario invitarlas a que sigan su propio camino. 

Cuando estás en constante evolución eliges avanzar, por lo que ciertas personas que antes te parecían muy aptas en esta etapa ya no lo son.

Te han ayudado en un tramo del camino pero ya no te pueden ayudar más. 

No hay nada peor que tener miedo a despedir y aguantar a tu lado a personas que te restan.

Además, cuando lo consigues hacer, te sientes liberada y atraes a personas que vibran como tú que dan un push fuerte al proyecto.

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

En cuanto a herramientas de negocio recomiendo Clickup para organización de tareas y equipos y Slack como herramienta de comunicación avanzada, estoy “in love” con ambas.

Otra que no puede faltar es Google Optimize para hacer testings A/B sin tocar nada del código, ¡menudo descubrimiento! gracias a nuestros amigos de Tutrocito 😉

Recomiendo hacer ejercicio diario, meditación, ir al psicólogo de vez en cuando… Y leer mucho. 

Los libros que recomiendo son en general todos los de Mario Alonso Puig, ¡es un crack!

No están centrados en startups ni en economía pero lo más importante es que el emprendedor/a esté “entero” y no se pierda por el camino por miedos, inseguridades, y un largo etcétera.

Así como truquito que aplico a diario, me ayuda mucho levantarme un poco antes y disfrutar de ese rato de paz para hacer un repaso a mi agenda, contestar emails y preparar las reuniones con mi equipo. 

De esta manera empiezo mi jornada muy alineada y sobre todo sabiendo el qué y el cómo tengo que comunicarme con mi equipo.

Creo que la clave para la evolución constante y el crecimiento es la observación de uno mismo y el autoconocimiento. Cuando te conoces bien y te sabes gestionar, eres imparable.

Espero que os haya gustado el rato que hemos pasado con Vivi mientras nos ha contado su historia creando Rebaila. Os dejo más entrevistas para que pidáis seguir aprendiendo: