Seleccionar página
Transformando industrias contruyendo negocios – Adrián Heredia
Jordi Beltrán

Subscríbete a nuestra newsletter para no perderte ninguna nueva entrevista y recibir aprendizajes exclusivos para subscriptores cada domingo.

¡Hola! Cuéntanos quien eres y qué estás haciendo en tu vida profesional ahora 

Hola! Muchas gracias por esta oportunidad que nos das de contar nuestra historia. 

Esperamos que estos párrafos sean de inspiración para recorrer este apasionante camino que supone el emprendimiento.

Mi nombre es Adrián Heredia.

He nacido en España y hoy soy el CEO & Founder de Byld, una empresa dedicada a la innovación corporativa, que construye nuevos negocios con corporaciones y emprendedores, compartiendo riesgos y beneficios desde el principio. 

Alejándonos del modelo tradicional de consultoría, operamos en el ámbito de la innovación corporativa ofreciendo diferentes herramientas para dinamizar y catalizar el proceso creativo de innovación, teniendo en cuenta las necesidades y estrategia de la corporación y buscando siempre un resultado que impacte en el negocio.

Desde el comienzo, nuestro core es el Corporate Venture Building: lanzar nuevos negocios, desde cero, y generalmente alejados de la estructura de la corporación. 

Cuatro años después, y como resultado de todos los proyectos que hemos desarrollado, hemos entendido que, además de la construcción de new ventures, aportamos mucho valor en la definición de la estrategia de innovación, así como en el desarrollo de otros proyectos de innovación que, sin ser necesariamente “negocios independientes”, buscan transformar y ayudar a crecer a la compañía.

Hoy Byld cuenta con 12 empleados como parte de la plantilla core, más una red de más de 15 partners y expertos de diversos sectores y disciplinas relacionadas con el negocio, los cuales se involucran en los proyectos siempre que se requiera.

¿Cuál es tu historia y cómo se te ocurrió la idea?

Estudié Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Carlos III, en Madrid. 

De hecho, es gracioso, porque mi primera opción fue una doble titulación que en su momento era de lo más extraña: ADE + Ing. Informática.

 Lamentablemente, puesto que venía de un bachiller diferente y pese a que mi nota era alta, no pude entrar.

Años después veo que, aunque de manera indirecta, he acabado haciendo lo que en su momento envisioné. 

Sobre mis motivaciones?

1) Construir negocios con una mentalidad en donde el usuario siempre esté en el centro.

2) Evolucionar la forma en como es percibida la innovación y la consultoría.

3) Tener un impacto positivo en el mundo a través de unir el músculo de las corporaciones con la ambición, agilidad y posibilidades de una startup.

Estas motivaciones son las que llevaron a toda la reflexión acerca del modelo que fundamenta lo que hacemos en Byld, hacer nuevos negocios, de verdad, fuera del teatro. 

Explicamos la historia de Byld en un post que publicamos cuando nació el modelo que podéis leer aquí

¿La versión corta? 

De 2011 a 2017 formé parte del lanzamiento de un venture builder (Sonar Ventures). En un momento de ese camino ví que existía una enorme oportunidad de aplicar la metodología y modelo de creación de startups al mundo corporativo. Y así empezó Byld.

¿Cómo pasaste de la idea al producto?

Me topé con la oportunidad y lo vi con claridad. Entre 2015 y 2016, cuando aún era CEO de Sonar Ventures, tuve muchas conversaciones con corporaciones que, habiendo realizado diferentes iniciativas de innovación, estaban planteándose modelos de innovación con más impacto en negocio y estrategia.

Una de esas empresas fue Grupo Hotusa, con quien hubo mucho feeling desde el principio.

Tras varios meses ayudando a desarrollar Hotusa Ventures, vendimos Wysh (una de las empresas de nuestro portfolio en Sonar Ventures), y tomé la decisión de lanzar Byld, aplicando el modelo del venture building al mundo corporativo.

Desde el primer día tuvimos la confianza de Hotusa y Carrefour, lo que fue vital para construir un equipo, desarrollar los primeros proyectos y testar el modelo.

Lo difícil vino después, ya que – literal – estábamos creando una categoría.

Ahora se habla mucho de innovación corporativa y de corporate venture building, pero hace 5 años – en medio del hype de las aceleradoras corporativas y los hackathons -…

¡Éramos los únicos!

Durante muchos meses, reunión tras reunión, podíamos ver las caras desfiguradas de directores de innovación cuando les explicamos lo que hacíamos.

Luego empezamos a trabajar con Coca-Cola, Porsche…y ahí todo empezó a cambiar.

Ahora, y pese a que todavía es un discurso difícil de ver por muchas corporaciones, tenemos la suerte de trabajar con empresas como Ferrovial, Pfizer, Reale Seguros, Grupo Forcadell, Unibail-Rodamco-Westfield,entre otros.

Los proyectos que empezaron hace años como “territorios a investigar” se empiezan a materializar en las primeras empresas de un portfolio.

Diría que estamos en ese punto de inflexión a partir del cual – tanto nuestra madurez como la del propio ecosistema – todo va a ser explosivo.

¿Qué estrategias utilizaste para empezar a hacer crecer el negocio?

Como decía más arriba, tener la confianza de Grupo Hotusa y Carrefour ayudó mucho a lanzar el modelo.

La realidad es que constituímos una empresa para poder firmar un contrato con nuestro primer cliente, Carrefour.

Si no recuerdo mal la empresa se constituyó un día 16 de abril, y el contrato se firmó 2 días más tarde. Eso es un lujo para cualquier empresa, nacer con el primer cliente.

Sin embargo, y tras la finalización de esos proyectos, tuvimos que diseñar todo un modelo de venta y creación de categoría.

En todos estos años hemos tenido la sensación de estar “predicando en el desierto” hasta hace relativamente poco donde, nuestro esfuerzo unido a un mayor nivel de madurez de los departamentos de innovación y estrategia de las corporaciones, hacen que el discurso sea mucho más fácil de digerir.

¿Desde qué empezaste tu carrera profesional, cuáles han sido tus principales lecciones?

  1. El equipo lo es todo. Como dice la famosa frase de Zig Ziglar: “You don’t build a business. You build people, and people build the business.” Y es que es verdad. No hay otra forma de crecer.
  2. La idea no vale absolutamente nada. 
  3. El balance es importantísimo. En mis primeros años pensaba que para que las cosas salieran tendría que dormir 3 horas. Los años me han enseñado que cuando he logrado descansar, conciliar, y ser más feliz, las cosas salen mejor. 

¿Qué herramientas, libros y recursos recomiendas al resto de emprendedores?

Herramienta: para nosotros, el project management es clave. Usamos ClickUp para todo. Es la mejor herramienta de gestión de proyectos que existe! 🙂

Libro: sé que es un cliché, pero The Lean Startup para mí es más que un libro de “trucos o estrategias”.

 Es una mentalidad, y para mí es una lectura que debería ser obligada para cualquiera que esté pensando en iniciarse.

Estrategias: en Byld, desde el principio, implementamos metodologías de OKRs para la definición de objetivos de compañía y de equipo; así como holocracia para definir nuestra estructura de equipo, governance, y forma de trabajar. Ambos han sido clave en lograr un equipo cohesionado y alineado en Byld.

Espero que os haya gustado la entrevista a Adrián y su historia de como creó Byld. Os dejo aquí debajo más entrevistas para que podáis seguir aprendiendo.